Citta Di Bari abrió el quíntuplo con soltura
5 Diciembre, 2017 Share

Citta Di Bari abrió el quíntuplo con soltura

Aníbal Cabrera (foto) reemplazó a Villagra en su silla y el zaino consiguió su segunda victoria en La Plata

LA PLATA.- De poco le valió la disparada inicial al parejo Pir Night (Caribean Night), intentando achicar en el retrovisor de Matías Medina la figura del favorito Citta Di Bari (Campanologist), porque cuando llegaron a los 300 del Premio Antillon (2000m, 3 años ganadores de una) el avance del favorito desbordó con facilidad al puntero. Ese fue el único duelo de la jornada para ejemplares jóvenes que ofreció la velada de la tarde del martes en el circo hípico de esta ciudad, una reunión que no quedará seguramente entre lo más granado de la temporada cuando se hable de la calidad 2017, pero que sirvió para “seguir la carrera” en un diciembre movido que tiene por supuesto las luces mayores apuntando a San Isidro, nada menos que con su Gran Premio Carlos Pellegrini (G1), pero que en 44 al fondo todavía guarda un par de clásicos con premios que superan el millón de pesos… Volviendo al reguar Citta Di Bari, la segunda conquista en 14 salidas le permite cerrar con una sonrisa su balance de esta temporada, en la que tal vez se esperaba un poco más de su parte, pero con más de 800 mil pesos en premios el pupilo de Horacio Lobo Torres puede presumir del “deber cumplido” puertas adentro de Santa Elena, una caballeriza en la que la vara es alta y estar en el lote de los recaudadores importantes es todo un mérito. Fue cómoda la victoria del Campanologist criado también por el matrimonio Roberti -López, dos largos midió el fotofinish de última generación ya instalado en el circo local, adelanto técnico que se esperaba desde hacía mucho y vaya si hacía falta para “clarificar” los finales luego de los manchones soportados como fotos durante años… Luego del fogoso Pir Night se abrió un abismo al tercero, que fue el linajudo Stripes Halo (Equal Stripes), esta vez con más boletos que eficacia, mientras que Wellendorf (Stripes Song) siguió esperando el momento de un nuevo mazazo cruzando cuarto sin ser peligroso, aunque claramente por delante de Tan Brillante (Tan Chemistry) y el outsider Isakson (Jump Start). Los arrimes recientes de Citta Di Bari, tercero del bravo Nevado de Colima (Easing Along) y luego del riocuartense Kamaris (Manipulator), ubicaban para esta salidad del martes al zaino como punto alto, y el alargue de la milla a los dos kilómetros no inquietaba demasiado habida cuenta la manera de correr del zaino, siempre cargando desde lejos, lo que permitía imaginar que con dos furlongs más por delante su carga se vería potenciada. En esos dos arrimes últimos que citamos el nieto de Bernstein llevó en las riendas a Juan Cruz Villagra, ya alejado de esos colores, de manera que este martes fue Aníbal Cabrera el “nominado” para hacerse cargo de la cuestión, una elección que no llamó la atención porque el piloto de la crack Dona Bruja (Storm Embrujado) ya le ganó unas cuentas carreras a Santa Elena en los últimos meses, la más destacada la de Jackman (Grand Reward) pasando de largo en el Clásico Jockey Club de Azul (L- 1100m) a principios de octubre. Y como Falero se ocupará de las montas principales de esos colores en Palermo y San Isidro, es posible que entonces veamos a Aníbal seguido con Santa Elena, una combinación que tiene enorme chance de convertirse en exitosa… El tiempo de la segunda victoria de Citta Di Bari fue muy bueno, 2m4s15/100, prueba tangible de la condición “voladora” que tiene por estos días la arena principal del circo de la calle 44.

Del resto de la reunión se puede citar como destacable el tercer triunfo de la azuleña Señora Pochocla (Don Incauto), ratificando el salto dado a su campaña de septiembre a esta parte, porque la torda llevaba doce salidas a esa altura de su vida sin bochar, y desde entonces embocó la de perdedoras en el hipódromo de esta ciudad, viajó a Palermo para quedarse con un kilómetro de Categoría Alternativa que no pintaba nada sencillo, y volvió este martes al Bosque para corajear en el final del Premio Daddobom (1000m), venciendo sin luz a Sanne (Filoso Emperor) por debajo del minuto. El inefable Lucianito Cabrera se lució con la tordilla del stud El Gallinero, entrenada en Azul por Leonardo Núñez, y la recompensa para quienes confiaron en que abrocharía su tercera medalla consecutiva fue más que sustanciosa: $ 6,80. Párrafo final para la recaudación de la jornada, que rondó los 8 millones de pesos, llegando con lo justo al “piso” que las autoridades sureñas consideran aceptable…

Comentarios

No hay Comentarios Todavía! Podes ser el primero en comentar en esta nota!

Escribir Comentario

Solo usuarios registrados pueden comentar.