Dona Bruja, Kasaqui, Correas y el sueño argentino en Arlington
11 Agosto, 2017 Share

Dona Bruja, Kasaqui, Correas y el sueño argentino en Arlington

La yegua es favorita para el Beverly D. y el caballo candidato en el Arlington Million, mañana

ARLINGTON HEIGHTS, Illinois (Especial para Turf Diario).- Ignacio Correas (h.) tiene por delante el día que soñó desde que llegó a los Estados Unidos, en 2002, dejando atrás un pasado de grandes caballos y G1 en la Argentina, para jugarse la vida por un futuro mejor. Mañana se calzará saco y corbata una vez más, como le gusta, para presentar en Arlington Park a dos de sus mejores caballos en dos de las mejores carreras del año en el Norte. Con 55 minutos de diferencia Dona Bruja (Storm Embrujado) correrá el Beverly D. Stakes (G1-1900 m, césped, US$ 600.000 en premios) y Kasaqui (Lasting Approval) la XXXV edición del Arlington Million (G1-2000 m, césped, US$ 1.000.000 de bolsa).

Correas sabe lo que tuvo que pasar para alcanzar este presente brillante, de despegue y que, quizás, mañana tenga un día bisagra. Pero también debe saber que, pase lo que pase, esa carrera con la vida que se animó a correr dando una montaña de kilos de ventaja en el handicap, ya está ganada. El resto, es hípica y resultados, y todo puede pasar, aunque si viene el doblete será cuestión de sumar una botella más a la mesa para brindar.

Bien guarda en su interior que a una edad en la que esperaba estar tranquilo, tuvo que ponerse el overol y varear caballos para vivir, para esperar que la oportunidad le llegara. Con Bill Currin en California vivió su primera gran experiencia en los Estados Unidos, con Sagamore Farm en Maryland su nombre empezó a ser “Correas VI” y a volver a ganar clásicos por sí mismo, y desde que lanzó su IC Racing, hace apenas un par de años volvió a ser Nacho, auténtico, firme en sus convicciones, en sus pasos. Su experiencia la cuenta con orgullo al que quiera escucharla, no se le caen las medallas; al contrario.

No es paradoja que esta gran oportunidad le llegue con dos caballos argentinos, al fin, cómo no iba a saber tratarlos y entenderlos, mezcla de experiencia y conocimiento. Kasaqui está en su corazón como el tordillo que lo devolvió a las grandes ligas y Dona Bruja le causa una admiración increíble, por su calidad y su categoría de yegua diferente, esa que deberá ratificar ahora y ante varias de las mejores.

Viajaron todos en el equipo de Dona Bruja hasta esta ciudad. Iván Gasparotto, el propietario; Agustín Pavlovsky, el entrenador de la zaina en la Argentina; Ricardo Corres, el hermano de Nacho y manager de La Leyenda, donde se crió la campeona. También estará Diane Perkins detrás del tordillo y, por supuesto Marina y Benjamín, la mujer con más paciencia del mundo y el hijo que siguió sus pasos en eso de estar entre caballos. La hinchada argentina va a ser grande.

Invicta hasta ahora en el país del Tío Sam, Dona Bruja aparece como favorita de 7/2 en el morning-line. Sus victorias en el Old Forester Mint Julep Stakes (G3) de Churchill Downs y en el Modesty Handicap (G3), sobre la misma pista que encarará ahora, gustaron sobre manera, pues en ambas se impuso con facilidad.

Declan Cannon volverá a estar en las riendas de la campeona, sobre la que Correas dice: “Todo lo que hizo hasta ahora fue por su cuenta, porque jamás le pedimos un esfuerzo mayor, que use toda su velocidad, porque galopa tan fácil… Tiene velocidad táctica y un golpe de aceleración muy fuerte. Necesitamos un buen desarrollo, claro, pero fue G1 en Argentina y ahora habrá que ver si puede serlo aquí”.

El Beverly D. Stakes es claramente la carrera más brava que Dona Bruja enfrentó desde que llegó al Norte, pero puede ubicarla como una de las máximas referentes de la categoría y también entregarle el premio extra de quedar clasificada para correr el Breeders’ Cup Filly & Mare Turf (G1), pues forma parte del programa Win and You’re In.

Tendrá 9 rivales Dona Bruja, y para muchos la más importante es la irlandesa Hawksmoor (Azamour). De buena campaña previa en Europa, donde, por ejemplo, fue tercera de la fenomenal Minding (Galileo) en el Dubai Fillies Mile Stakes (G1) de Newmarket, viene de ganar el Beaugay Stakes (G3) y en New York Stakes (G2), ambos sobre el césped de Belmont Park.

Sudamérica tendrá otra representante de peso en la gran yegua chilena Dacita (Scat Daddy), una de las tres cartas del potente Chad Brown. Quedó detrás de Hawksmoor en el Beaugay y en el New York, pero justo es recordar que en 2016 ganó el mismo New York Stakes y también el Diana Stakes (G1) en Saratoga. Las otras dos balas de Brown son la inglesa Grande Jete (Dansili), con tres triunfos en fila incluído el Eatontown Stakes (G3), y Rainha da Bateria (Broken Vow), reciente heroína en el Dance Smartly Stakes (G2) de Woodbine, en Canadá.

Aidan O’Brien y Ballydoyle vienen a la conquista con la irlandesa Rain Goddess (Galileo), que asusta grande con sus segundos cercanos en el Pretty Polly Stakes (G1) y en el Darley Irish Oaks (G1), ambos en The Curragh.

Prado’s Sweet Ride (Fort Prado), Kitten’s Roar (Kitten’s Joy), Zipessa (City Zip) y la alemana Sarandia (Dansili) terminan de darle forma a un grupo que, como en todo G1, es altamente competitivo.

Para Kasaqui, en tanto, será su segundo intento en el Arlington Million, tras aquella inolvidabla actuación de hace doce meses cuando la suerte no lo acompañó y, tras un desarrollo diabólico, atropelló para perder por apenas el pescuezo ante Mondialiste (Galileo).

“El año pasado ganamos el Arlington Handicap (G3) y perdimos el Million, quizás esta vez sea al revés”, dice Correas, sonrisa de por medio sobre su endiosado tordillo, su “handicap horse”, como el mismo lo llama. Tercero en la preparatoria, Kasaqui viene teniendo otra temporada de alto vuelo, con triunfo en el Wise Dan Stakes (G2) de Churchill Downs de por medio.

Se lo consulta al entrenador sobre cuál será el rival más bravo y la primera respuesta es instantánea: “¡Todos! Es un G1 por un millón de dólares, no hay caballos fáciles”, lo que deviene en más sonrisas. Luego, agrega: “Me parece que Deauville es complicadísimo, viene de correr con una montaña de libras en Europa y acá llevará sólo 126, además de que es un buen caballo, claro”.

Del tándem O’Brien-Ryan Moore-Ballydoyle, el Galileo acaba de ser segundo en el ICON Meld Stakes (G3), pero antes había llegado tercero en el Queen Anne Stakes (G1) de Royal Ascot y en la Tattersalls Gold Cup (G1) de The Curragh. Tercero en esta misma prueba en 2016 al pescuezo de Kasaqui, no por nada es el favorito para el morning-line, donde el argentino muestra un dividendo de 10/1.

La nómina de participantes del Million se redujo ayer a 12, pues Godolphin informó que su crédito Scottish (Teófilo) no será de la partida por problemas físicos. Uno menos, siempre es uno menos, y más cuando es bueno… El inglés Mehktaal (Sea the Stars) a cargo de Jean-Claude Rouget y confiado a Lanfranco Dettori es otro nombre fuerte en la lista. No le fue bien en el Prince of Wales’s Stakes (G1) de Royal Ascot, terminando sexto, pero en su labor previa se impuso en el Prix D’Ispahan (G1) en Chantilly, Francia…

Divisidero (Kitten’s Joy) es otro nombre potente como ganador del Woodford Reserve Turf Classic Stakes (G1) en sus últimas dos ediciones, y Beach Patrol (Lemon Drop Kid) no se queda atrás en cuanto a expectativas, ya que supo ganar el Secretariat Stakes (G1) y, desde entonces, fue segundo en 2 G1 y tercero en el United Nations Stakes (G1) en la más cercana.

Oak Brook (Giant’s Causeway), Oscar Nominated (Kitten’s Joy), Enterprising (Elusive Quality), Ghost Hunter (Ghostzapper), Fanciful Angel (Dark Angel), The Pizza Man (English Channel) y Ascend, hijo de Candy Ride, también estarán en los partidores a la hora de la verdad, y en nada será sorpresa si alguno de ellos consigue cruzar el disco adelante.

El Arlington Million, al igual que el Beverly D., clasifica directamente para el Breeders’ Cup -en su caso para el Turf (G1)-, pues también es parte del programa Win and You’re In.

Será un día importante mañana para Ignacio Correas (h.) en Arlingon Park, y también para el turf argentino. Y con el momento que atraviesan los caballos albicelestes en el norte resulta imposible no ilusionarse con que ese tren de los buenos resultados encuentre una nueva parada aquí; más aún cuando la cuestión depende de dos ejemplares de la calidad que tienen Dona Bruja y Kasaqui…

Comentarios

No hay Comentarios Todavía! Podes ser el primero en comentar en esta nota!

Escribir Comentario

Solo usuarios registrados pueden comentar.