En 2015, las apuestas subieron a la par de la inflación
12 enero, 2016 Share

En 2015, las apuestas subieron a la par de la inflación

Durante 2015, el Hipódromo de San Isidro recaudó 102 millones más que Palermo y 195 millones más que el de La Plata

Comentamos varias veces el año pasado, en nuestro seguimiento mensual del betting de los hipódromos principales, que el dominio de San Isidro en las ventanillas era importante y no tenía una explicación puntual, sobre todo una que fuera más allá del encanto de su césped. Es que apelando a los pozos asegurados, que incluso en muchos casos hasta licúan los propios montos vacantes, e invirtiendo mucho menos en incrementos de apuestas que sus pares de Palermo y La Plata, el coloso norteño conseguía numerosos asombrosos, al margen de una realidad puertas que estaba lejos de los fuegos artificiales. Sin embargo, hay una frase veterana que dice los números no mienten y allí está entonces el balance del 2015, con 25,5% de crecimiento de apuestas en la comparación interanual, y San Isidro como el claro dominador.
Fue una suba más que aceptable para un año complicado, con alta inflación y volcánico paisaje electoral, que llegó a ser mayor a mitad de año (superaba) holgadamente el 30% y se enfrió un tanto en el segundo semestre, pero todavía en terreno positivo. En ese cuadro general, lo de San Isidro fue mágico, no admite otro calificativo, porque con 119 reuniones se quedó con el 37,8% de la torta global, recaudando 843.211.730 pesos, mientras en Libertador y Dorrego, con 118 citas, el balance indicó 741.047.463 pesos (33,2% del total apostado en el año). Una diferencia de 102 millones de pesos, nada menos.
Por el lado del Hipódromo de La Plata, con un gran nivel en sus premios hípicos y 120 reuniones, la suma puesta por los aficionados en sus ventanillas fue de 647.778.581 pesos, que representaron el 29,02% de la recaudación global de los máximos. Curiosamente, ese fue el mismo porcentaje exacto de la torta que había tenido el Bosque en el 2014, de manera que puede sostener, con razón, que mantuvo a su público durante el 2015.
Donde no hubo para que festejar fue en el Argentino, porque del 37,02% de las apuestas 2014, caer al 33,2% del 2015 no puede leerse de otra manera que un retroceso importante. Si se buscan atenuantes, puede señalarse que las maratónicas reuniones sanisidrenses terminaron haciendo a fin del año una diferencia de 198 carreras. Si se multiplica el promedio por carrera de Palermo (411.703 pesos) por esas 198 pruebas menos, el Centro sumaría otros 81 millones de pesos y achicaría la brecha sensiblemente, pero estaría todavía 21 millones de pesos por debajo de San Isidro (con promedio por cotejo de 433.974 pesos). En La Plata, por su parte, hubo 143 carreras menos que en el circo pastero, con un promedio de recaudación de 385.427 pesos.
Hasta allí entonces el saldo de 2015 para las ventanillas más grandes del turf argentino. Si miramos puntualmente a diciembre, por supuesto no hizo más que aumentar el dominio sanisidrense, a favor de que se trata de su mes más potente, con Pellegrini (G1) y los otros grandes cotejos de Grupo 1. El norte recaudó 78,7 millones en diciembre, casi el 40% del total de apuestas del último mes del 2015, contra 60,8 millones de La Plata y apenas 58 millones de Palermo, lo que totalizó un mes de 1197.672.114 pesos. Paradójicamente, el Norte esperaba un éxito mayor al que tuvieron esas grandes citas, sobre todo con un crack como Hi Happy (Pure Prize) al que se le pudo haber sacado mucho más provecho, y también por la tarde de la Copa de Plata (G1), que el año pasado se retrotrajo a su fecha original del 8 de diciembre, recayendo en un martes que tuvo en las tribunas básicamente al público habitual. Pero aun sin un éxito rotundo, la Tesorería norteña se quedó con 4 de cada 10 pesos jugados en diciembre…
Si se profundiza el análisis al resto del 2015, se nota por supuesto que febrero y enero, en ese orden, fueron los meses más flojos, con octubre (210 millones), noviembre (207 millones) y mayo (206 millones) como puntos más altos de una temporada con apuestas por encima de los 2.232 millones de pesos. En el 2014, apenas como dato anecdótico, el mes más convocante había sido noviembre, seguido por septiembre, diciembre y recién ahí venía octubre.
Tal vez como conclusión del repaso pueda decirse que haber conseguido que se recaude 25% más que en el 2014, siguiéndole al menos la carrera a la inflación, permite hablar de aprobado. Si en cambio se mira más allá de las ventanillas, ya no es tanto lo que se puede elogiar…

Gerardo I. Sanden

Comentarios

No hay Comentarios Todavía! Podes ser el primero en comentar en esta nota!

Escribir Comentario

Solo usuarios registrados pueden comentar.