Ever Pizzi, un nubarrón para Chica Tormentosa
12 Septiembre, 2017 Share

Ever Pizzi, un nubarrón para Chica Tormentosa

La venció en áspero final del Handicap Campagnarde (1000m) en Palermo; Timberline volvió a fallar

Aunque ya a media tarde había vuelto el sol y la nochecita transcurría fresca pero agradable, la definición del menudo Handicap Campagnarde (1000m) de este lunes en Palermo fue entre “nubarrones y tormentas”… Para los fierreros el diluvio empezó a cobrar forma temprano, cuando la enorme favorita Timberline (Easing Along) deambulaba de un lado a otro, siempre en el fondo, anticipando que su dividendo de $ 1,50 tenía destino de papel a reciclaje. Y en la definición, abierta la fogosa Chica Tormentosa (February Storm) lanzaba “rayos y centellas” cerca de la verja, rogando por la raya, mientras “El Nubarrón” lo aportaba la adorable Ever Pizzi (Ever Peace), luchando por darle un “abrazo goleador” desde la suelta… Nadie se guardó nada en esas cuadras finales, Robertito Torres mostró su veta cuadrera con la veterana pupila de Angelica Ostheguy, que a punto de abrocharlas como “outsider”, pero frente a la Oficial el mayor oficio de Ever Pizzi encontró en Juan Cruz Villagra el aliado justo y ambos salvaron medio medio cuerpo en el disco, al cabo de jugosos 54s88/100. Habíamos dicho en el anuncio que los escarceos recientes de la Ever Peace entrenada por Simar Alvarez la mostraban cada vez más cerca de su mejor versión, aquella de antes de su relache. Es cierto que le costaba bochar, pero esos handicaps o duelos por carreras ganadas que venía animando en el sur son duros en serio… Ahí la alazana venía amagando, pero si esperaba le tiraban un puntero que parecía haber largado en los 700, o si en cambio salía a pelear en el fuego aparecía alguno de atropellada, que en su caso parecía haber entrado por la tranquera de los 400… Pero esta vez se le alinearon los planetas a la ligera de El Nubarrón: desde otra tarde tibia de la desconcertante Timberline, suerte de “asesina serial” de fierreros esta temporada; el cansancio de la puntera Chica Tormentosa, que pagó en los últimos metros su arrojo inicial, y la escena la completó la “segurola” de Villagra, cada día más solido en su rol de jinete ABC1.

Luego de ese medio cuerpo entre Ever Pizzi y Chica Tormentosa, cerca por dentro, a tres cuartos de cuerpo, quedó la pareja Storm Apasionada (Storm Surge), que venía de las condicionales y cumplió una tarea de alto vuelo, mientras que la pobre Timberline cerró la marcha a dos largos, en un claro paso atrás. Es difícil de explicar el caso de la grandota de Vacación, porque su concepto parece correr adelante de lo que luego hace en la cancha. Incluso en el kilómetro de ayer había recibido una mano clara del handicapper, que había situado por encima de ella en los kilos a la zaina Flower Spring (Fire Slam), última hace poco en un duelo en el que también había estado la Easing Along. Sin embargo, ni siquiera por ese lado pudo encontrar el rumbo a su esperadísima tercera victoria la pupila de Juan Carlos Etchechoury (h), un halago que a los fierreros ya les ha costado más caro que IVA, Ganancias y Bienes Personales juntos… Este lunes largó discretamente, Falero amagó con buscarla por dentro, pero quedó temprano fuera de la conversación, porque aunque no venía lejos, se notaba que la zaina no traía acción como para ir en busca de las otras. Que no haya tenido trifecta en una carrera de cuatro yeguas mayores que ella, exime de cualquier otro calificativo que no sea un aplazo, porque como decíamos también en el anuncio, le costará encontrar un kilómetro a su medida como el de ayer.

Para Ever Pizzi la victoria, en tanto, representó un premio al paciente trabajo que hizo el equipo de Simar Alvarez para que “volviera”… Fueron meses y meses de seguir subiendo la escalera, aunque las señales que había empezado a devolver la alazana desde el placé del Handicap Kalabana (1200m) eran alentadoras. Y ayer guapeó de lo lindo para llegar a su séptima victoria en 21 salidas, hazañas que junto a otras 10 chapas le permitió a su adorable barra pampeana cosechar 1,1 millones de pesos en premios. La mención final es para el inolvidable Pedro Crespo, criador de la alazana en los potreros de El Tala, que seguramente hubiera festejado la foto de ayer “como si fuera suya”…

Comentarios

No hay Comentarios Todavía! Podes ser el primero en comentar en esta nota!

Escribir Comentario

Solo usuarios registrados pueden comentar.