Ganó mamá…
17 Mayo, 2017 Share

Ganó mamá…

Acapulco volvió a traer al debate si correr esperando una cría ayuda a las yeguas a mejorar su nivel competitivo

Tipo lleno de inquietudes Ignacio Pavlovsky, Nacho, para casi todos. Entre sus muchas teorías, sostenía que una yegua preñada era capaz de correr mejor porque al estar esperando una cría liberaba una gran cantidad de progesterona, un anábolico natural. Y se cansó de comprobarla con las yeguas de Santa María de Araras. Nombres como el de Personal Right (Lode) vienen a la memoria de haber competido y vencido en aquella condición. Iván, uno de los hijos de una de las grandes eminencias veterinarias del país, recuerda una simpática anécdota al respecto: “Fue a principios de los ‘90. Tenía en entrenamiento con Domingo Pascual una yegua buena que se llamaba Palady (Plugged Nickle), y una vez preñada la vio tan linda que lo llamó a Cacho y le dijo que se la mandaba de vuelta. No quería saber nada Cacho, pero la yegua terminó ganando otro clásico en puesta”.

La historia viene a cuento porque el domingo se dio un nuevo caso de una yegua preñada que logra vencer en esa condición en una carrera importante. La novedad la acercó la ya consagrada Acapulco (Scat Daddy), que llevando nada más y nada menos que una cría de Galileo en su vientre se impuso en el Sole Power Sprint Stakes (L) de The Curragh, en Irlanda, debutando para Aidan O’Brien y con la chaquetilla de Ballydoyle. No se dan demasiado seguidos estos casos, y mucho menos en caballos de nivel, pero sí de tanto en tanto aparecen en los titulares. En la Argentina, por ejemplo también el Dr. Carlos Carabajal se dio el gusto de comprobar la teoría de la mano de Buanga (Bob’s Majesty). En los Estados Unidos también se encuentran fácilmente referencias al respecto. Por ejemplo, la campeona Spain (Thunder Gulch) ganó en Churchill Downs el Fleur de Lis Stakes (G3) esperando una cría de Storm Cat… Caressing (Honour and Glory), Fit for a Queen (Fit to Fight) o Ravi’s Song (Unbridled’s Song) también compitieron con la panza llena, aunque con resultados diversos.

Gerald Ryan, entrenador líder en Sydney, Australia, insiste, como Nacho, que las yeguas preñadas corren mejor. “Command More (More Than Ready), Green Diamond (Mookta), Jester’s Girl (Commands)… Tuve muchos casos”… Allí, en Oceanía, por ejemplo, Special (Habituate), que ganó el Gadsden Stakes (G1) en Flemington preñada por Bluebird… Caso singular el que se da en Inglaterra, donde el British Jockey Club sólo permite correr yeguas preñadas pero sólo hasta los 120 días de gestación, límite que coincide con lo que la mayoría de los veterinarios recomiendan, pues a partir de allí, e incluso antes en algunos casos, la panza se empieza a desarrollar y los kilos a llegar.

“Algunos entrenadores toman ventaja de la situación, particularmente por el final de los problemas que suelen acarrear los períodos de ciclado en las hembras. Hay casos de ejemplares nerviosos que mejoran su temperamento, y eso también ayuda”, expone Sidney Ricketts, del Rossdale & Partners Clinic de Newmarket. Que una yegua compita hasta con 4 meses de preñez no involucra riesgos ni propios ni para la cría, aunque muchos recomiendan prestar atención a las medicaciones aplicadas. “El ejercicio es natural, necesario y hasta placentero en los caballos”, suma Ricketts. No se dice que correr una yegua preñada signifique necesariamente una ventaja, pero si hay evidencias en los últimos 20 años de casos que han mostrado mejoramientos en su nivel competitivo. Grecian Dancer (Dansili) se hizo ganadora clásica compitiendo esperando una cría de Galileo, pues se impuso en el Ridgewood Peark Stakes (G3). El de Cassandra Go (Indian Ridge) mostró un rendimiento muy superior compitiendo con preñez confirmada de Green Desert en 2001, pasando de ganadora de G3 a doble ganadora de G2 (incluído el actual G1 King’s Stand Stakes) y placé de máxima escala en la July Cup (G1). Cassandra Go sería luego una reproductora de éxito, principalmente por su hija Halfway to Heaven (Pivotal), que ganó las Irish 1000 Guineas Stakes (G1), el Nassau Stakes (G1) y el Sun Chariot Stakes (G1), que a su vez es madre de la G3 Flying the Flag (Galileo) y de Rhododendron (Galileo), que acaba de llegar segunda en las 1000 Guineas (G1) de Newmarket y previamente había vencido en el Dubai Fillie’s Mile (G1).

Tags Acapulco

Comentarios

No hay Comentarios Todavía! Podes ser el primero en comentar en esta nota!

Escribir Comentario

Solo usuarios registrados pueden comentar.