He Runs Away se sacó la reprise de encima
6 Diciembre, 2017 Share

He Runs Away se sacó la reprise de encima

El campeón argentino debutó en Hong Kong llegando úndecimo y anteúltimo a 5 1/4 cuerpos, sobre 1800 metros

Seguramente el marcador es un baldazo de agua fría, pero en el análisis más profundo del debut del campeón argentino He Runs Away en Hong Kong, en la mañana nuestra del miércoles, hay algunos síntomas positivos como para esperar que en el futuro las cosas salgan bastante mejor.

En Happy Valley, el hijo de Heliostatic quedó undécimo y anteúltimo en el Brazil Handicap (1800 m, césped), una prueba de clase 2. Con Chad Schofield en sus riendas, el zaino terminó a 5 1/4 cuerpos de The Golden Age (My Risk).

Hacía casi 9 meses que He Runs Away no corría, desde aquella poco fructífera experiencia en el UAE Derby (G2) de Meydan, en los Emiratos Arabes Unidos, y por primera vez en su vida lo hacía a la mano contraria. Ante caballos de experiencia, aunque no extremadamente exigentes, la historia empezó bastante mal, pues en la partida fue perjudicado por el sesgo de Friends of Ka Ying (Al Maher) y quedó último.

Schofield prefirió dejarlo allí, que se relaje y esperar la recta para intentar descontar, peor cuando encaró la curva He Runs Away se “estiro”, quizás costándole doblar al revés en competencia y al cabo de una curva que desembarca violentamente en el derecho.

Ya frente a las tribunas, el argentino no tuvo demasiada reacción, pese a lo cual consiguió acercarse algo de los 200 metros al disco, como dejando la impresión de que en mayores recorridos, como ocurrió en su campaña de San Isidro y Palermo, se va a sentir más cómodo.

Como se dijo, el disco encontró a He Runs Away, que ahora corre con el nombre de Goldfield, a sólo 5 1/4 cuerpos del ganador, que demoró 1m49s25/100 para recorrer la distancia. El brasileño Salto Olímpico (Holy Roman Emperor), que también fue de la partida, llegó último a 11 3/4 largos.

Reprisando, a mano cambiada, golpeado en la partida, He Runs Away enfrentó demasiadas contras en su primera presentación en Hong Kong. Por supuesto que para un Caballo del Año siempre debe esperarse una gestión de mayor calidad, pero desde la previa se había aclarado que la paciencia iba a ser vital para su desarrollo. Y hay otro punto: su paso por Dubai a las apuradas, situación que para muchos ejemplares suele ser una experiencia complicada de superar. Mantenerle el crédito abierto es lo más recomendable, al menos, por ahora.

Comentarios

No hay Comentarios Todavía! Podes ser el primero en comentar en esta nota!

Escribir Comentario

Solo usuarios registrados pueden comentar.