La IFHA trata de unificar los criterios en distanciamientos
12 Octubre, 2017 Share

La IFHA trata de unificar los criterios en distanciamientos

Aprobó una regla que obliga a beneficiar al ejemplar que, en trámite normal, “parecía llegar adelante”

Entre las muchas áreas grises que transita a diario el turf argentino, el tema de los distanciamientos siempre ha estado entre “lo mejor de la mañana”. El hecho de que los criterios que se aplican en el asunto sean “fluctuantes”, por definirlos de alguna manera, con estricto apego a la letra de la reglamentación en algunas ocasiones, y escandaloso “siga siga” en otras, haciendo la vista gorda cuando las molestias resultaron evidentes, llevó al cuadro de falta de respeto del público sobre las decisiones que se toman en los Comisariatos, considerando que muchas veces las amarillas se definen de acuerdo a una trifecta muy particular: el DNI de involucrados, las chaquetillas que haya en danza y, en tercer término, el color de los boletos. Las autoridades de los máximos pueden hacer una encuesta en el ámbito tribunero que quieran y podrán verificar que los erráticos distanciamientos al cabo de años y años han llevado a que lo que sobrevive como público crea que todo es posible, no solo en materia de reclamos, dopings o sanciones, sino también en resultados, donde hoy gana por una tribuna el mismo caballo que ayer a la tarde llegó a otra tribuna, pero en contra, sin que a las comisiones de Carreras se les mueva un pelo. En ese cuadro de situación habrá que ver, entonces, la incidencia que puede tener la aplicación de una nueva norma llegada desde los escritorios europeos de la IFHA (International Federation of Horseracing Authorities), ente rector del turf a nivel mundial, que intenta “homogeneizar” las decisiones en materia de reclamos a nivel global, con “sugerencias” que en breve también deberán aplicarse en nuestros hipódromos. O al menos deberían…

Se trata de lo que en IFHA denominaron “una regla ejemplar” y, antes de entrar en los detalles, podríamos resumir de manera simple: “si el que molestó parecía que iba a llegar adelante del molestado, el asunto será digno de análisis, pero si el que molestó no parecía que iba a llegar adelante del molestado, deberá ser distanciado”. Ya sabemos hasta el cansancio que las interpretaciones subjetivas abundan, pero el hecho de que la IFHA trate de “laudar” unificando miradas revela que tales incoherencias resultan habituales en buena parte del planeta. Esa “regla ejemplar” resultó de un estudio del llamado Comité Internacional  de Coordinación de Reglamentos de Carreras, comisión en la que participaron representantes de todo el mundo, a los que se consultó sobre qué creían que se podía hacer en materia de distanciamientos, buscando acotar lógicamente en todo lo posible el margen de polémicas (y de arbitrariedades).

Se llegó así a la aprobación de la nueva norma en una de las últimas asambleas, que según explicó Louis Romanet, el titular de la IFHA, “intenta en base a este Acuerdo Internacional lograr un enfoque uniforme respecto a las decisiones a ser adoptadas en ocasión de reclamo u objeción  en todas y cada una de las jurisdicciones hípicas”. La aprobación de la regla fue unánime, y el detalle puntual de esa normativa especifica lo siguiente:

Si, de acuerdo a los jueces u organismo autorizado para la toma de decisiones del hipódromo organizador de la reunión, un ejemplar o su jockey causase molestia y finalizase delante del ejemplar molestado pero, cualquiera hubiese sido el incidente,  el molestado no hubiese podido adelantar su posición al causante, no se modificará el resultado.  

El segundo punto señala que: Si de acuerdo a los jueces u organismo autorizado para la toma de decisiones del hipódromo organizador de la reunión, un ejemplar o su jockey causase molestia y finalizase delante del ejemplar afectado por la molestia pero, de no haber mediado el incidente, el molestado podría haber finalizado delante del que causó la molestia,  el que molestó deberá ser ubicado detrás del molestado. 

Dado que hay que laudar sobre si un caballo “llegaba adelante o no”, queda por supuesto un margen para la interpretación de los comisariatos, pero la IFHA ratificó además que “las Autoridades Hípicas podrán, de acuerdo a su reglamento, prever la descalificación de un ejemplar en la carrera en caso de que los jueces de carrera del Hipódromo organizador consideren que el jinete hubiese  conducido a su ejemplar de forma peligrosa para sí mismo u otros en la carrera”.

Hasta allí, entonces, la letra de la nueva regla que baja de los escritorios principales del turf mundial, a manera de “sugerencia” por supuesto. En cualquier situación, lo que vale es que si se ve de manera obvia que un caballo sin molestias llegaba delante de otro y fue visiblemente perjudicado en su avance, a los comisariatos les costará un poco más mirar para otro lado, apelando al remanido “siga siga”. Seguiremos de cerca, entonces, como le va a esa “regla ejemplar” en nuestro ámbito…

Comentarios

No hay Comentarios Todavía! Podes ser el primero en comentar en esta nota!

Escribir Comentario

Solo usuarios registrados pueden comentar.