Otro relato para el Gobierno de Ortega
20 Abril, 2017 Share

Otro relato para el Gobierno de Ortega

Estrenando colores y al paraguayo, Some Day Key guapeó en el Handicap Gobernado (1100m) del norte

Está haciendo tabla rasa en los cotejos clásicos de segundo nivel el sonriente Eduardo Ortega, tercero en la estadística general detrás de Pablo Falero y de Francisco Goncalves sin el soporte de caballerizas mayores, y su vibrante actualidad pintó también la tarde de este miércoles en el Hipódromo de San Isidro, con el guaraní dando doblete y cumpliendo un sólido trabajo en la silla de Some Day Key (Key Deputy), “cabeza de serie” en el marcador del Handicap Gobernado (1200 m). Sin más ambiciones que cumplir con la cuota recaudadora de entresemana, la jornada había dejado en manos de esas once cuadras el momento más calificado, y por cierto el espectáculo que ofrecieron los veloces de ocasión fue interesante, en apretada definición que esta vez le dio la derecha a los handicappers, salvo en el particular detalle de que el platense (y outsider) Macho Sureño no merecía por su actualidad el peso mayor y vegetó todo el tiro en los últimos lugares…

Para Some Day Key el triunfo de este miércoles llevó su legajo al selecto club de los 3 años ya ganadores de cuatro, y fue un momento importante en la vida del Key Deputy porque marcó su despedida de las sedas de El Alfalfar, con las que animó las bravas entre los potrillos de la generación pasada, y las primeras fotos que les regala a los colores del stud Libanés (San Luis). No cambió de box, eso sí, porque sigue siendo vecino de Las Flores en la caballeriza de Jorge Dulom, pero sus nuevos colores llevaron a su silla a Ortega en reemplazo de Rodrigo Blanco, el nombre habitual cuando de los ejemplares de Alfafar llegados desde Las Flores se trata. Y el guaraní le dio al enorme alazán (casi 550 kilos) un desarrollo impecable, cuarto en la primera parte pegadito a los palos mientras el outsider Imperium Romanum (E Dubai) trataba de escapar de los leones que se lo querían comer en el Coliseo de la cuerda. Pasó en 22s y fracción las primeras cuatro cuadras el defensor del stud Doña Serafina, con Gustavo Villalba en las riendas y con First Shot (El Corredor) y Randall D Key (Key deputy) mordiéndole los talones. Cuando encararon la recta los tres quedaron casi en línea, mientras desde el cuarto lugar Ortega abría sin apuro a Some Day Key, poniéndolo a tiro la triple ejecución. Divinum Romanum aflojó en los 300, iba a llegar entre los no placés pero hay que ver que reprisaba de varios meses y los 45s69/100 que estampó adelante fueron una postal de regreso más que digna, así que la cuerda quedó con Randal D Key por dentro y First Shot a su lado, a palo puesto…

Ambos estaban, sin embargo, condenados a ahogarse en la orilla, porque ya venía embalado Some Day Key con Ortega midiendo su avance, y en la cuadra final pasó el alazán de Dulom con autoridad, para dejar a 3/4 de cuerpo a un First Shot de tremendo 2017… Hay que ver que a mediados de enero todavía era perdedor el nieto de Salt Lake criado en La Quebrada, repitió enseguida, tanteó el segmento sin desentonar entre ganadores de dos y este miércoles peleó de igual a igual con dueños de tres hazañas, quedando a un tris de embocar el Trébol del 50% a nivel de handicap, un mérito que hubiera valido doble de conseguirse en abril, cuando la temporada recién está calentando motores… De ese fallo de tres cuartos de cuerpo entre el Key Deputy de Ortega y el hijo de El Corredor con Juan Cruz Villagra, hubo apenas media cabeza al avance del atropellador Theatrical Dubai (E Dubai), que tuvo a Falero en los controles en reemplazo de Francisco Goncalves…y si el crack oriental lo hubiera conocido un poquito más tal vez les hacía la boleta. El zaino de Enrique Martín Ferro vino lejos, como es su costumbre, demasiado abierto en el codo y cuando desembocó en el derecho estaba a tiro de cañón de los punteros. Descontó con furia, debe haber abreviado 10 cuerpos o más desde los 400, pero el disco está siempre en el mismo lugar y el E Dubai cerró corriendo y a las patas de los punteros, dejando en sus apostadores la sensación de que si se hubieran conocido más con el crack oriental los abrochaban… Y ya que hablábamos del disco, tal vez sea hora de sugerirlo entre los candidatos al próximo Pellegrini del Año, porque se trate de invierno o verano, con sol o o lluvia, lleva más de un siglo cumpliendo su tarea con una eficacia y seriedad que solo pueden calificarse de inamovibles. Todo un ejemplo que su vecino, el fotofinish, mira por TV.

Comentarios

No hay Comentarios Todavía! Podes ser el primero en comentar en esta nota!

Escribir Comentario

Solo usuarios registrados pueden comentar.