Quiero Sardina los dejó en otro código postal
19 Marzo, 2017 Share

Quiero Sardina los dejó en otro código postal

De regreso a la recta, el hijo de Manipulator apabulló a sus rivales en el Clásico Irlanda (G3) de Palermo

No suele ser cuestión sencilla volver a la recta. Las diferencias con las carreras de codo son importantes, la velocidad es diferente. Pero esa regla casi general no corre para un caballo de la calidad de Quiero Sardina, cuyo espectacular triunfo del sábado en el Clásico Irlanda (G3-1000 m) de Palermo lo transportó inmediatamente entre los referentes del momento entre los sprinters. Con Nashville Texan (Forestry) y Santillano (Easing Along) aún preparando sus regresos, el talentoso hijo de Manipulator criado por el Haras La Pasión resolvió todo con una superioridad aplastante ante un grupo que parecía mucho más bravo de lo que finalmente fue. Lo costaron los primeros metros al pupilo de Marcelo Sueldo, que se fue afirmando en la punta conforme quedaban atrás los metros para desde la mitad del recorrido ya sí mostrarse ampliamente mejor.

Con Osvaldo Alderete sin exigirlo demasiado, Quiero Sardina terminó llegando a la meta con 8 cuerpos de diferencia sobre Che Patrón Key (Key Deputy), que por medio cuerpo, pescuezo y otra vez medio cuerpo postergó a Ultima Vuelta (Roman Ruler), Fauchón (El Corredor) y Le Perseverant (Emperor Richard). Perfect Zorzal (Perfectperformance), el otro de los participantes, llegó último al tranco y desconectado. En Quiero Creerte (Luhuk), el defensor del stud correntino El Remanso fue gran favorito y detuvo el cronómetro al cabo de 54s22/100, por lejos, el mejor tiempo de la jornada. Problemas físicos obligaron a cambiar los objetivos con Quiero Sardina, imposiblitado de continuar transitando por el proceso selectivo luego de aquella resonante victoria en el Clásico Old Man (G3) de la última temporada sobre Le Ken (Easing Along) y El Benicio (Hurricane Cat).

No había sido buena su reprise, y tampoco había conformado su segundo detrás de Our Surge (Storm Surge) -otro de los referentes entre los sprinters…-, pero ahora sí se vio la mejor versión del zaino que siempre prometió mucho. Con cuatro éxitos en seis salidas y premios por 743.586 pesos, Quiero Sardina pasó de las dudas a ocupar un lugar preponderante en una categoría dificilísima como es la de los velocistas. En el horizonte aparece, definido, el Gran Premio Ciudad de Buenos Aires (G1) como su próximo objetivo, aunque habrá que ver si sus allegados piensan en una carrera previa, como para terminar de afirmarse en la recta. Volver a la recta no es fácil, pero todo se soluciona bastante con un caballo como Quiero Sardina de por medio. La temporada va entrando en calor y sobran los motivos para esperar grandes carreras en el corto y mediano plazo. El zaino es uno de esos motivos..

Comentarios

No hay Comentarios Todavía! Podes ser el primero en comentar en esta nota!

Escribir Comentario

Solo usuarios registrados pueden comentar.