Roman Rosso creció hasta el cielo con un soberbio triunfo en el Nacional
11 Noviembre, 2017 Share

Roman Rosso creció hasta el cielo con un soberbio triunfo en el Nacional

De punta a punta, el hijo de Roman Ruler batió por 6 cuerpos a Smart Holiday en el Derby de Palermo

Correr es difícil; ganar casi que una hazaña; darse el lujo de llegar a una gatera en el Gran Premio Nacional (G1-2500 m, arena) puede tildarse de sueño; y ganarlo… Ganarlo es el extásis absoluto, tocar el cielo burrero con las manos; alcanzar la gloria.

Todas esas etapas fue superando paso a paso Roman Rosso hasta llegar a su consagración en la gran carrera del sábado en el Hipódromo Argentino de Palermo, con una victoria en la que derrochó generosidad en cada tranco y que lo consagró como el mejor 3 años de una generación con varias figuras, pareja, con mucho por dar a futuro.

No se pasan por alto los triunfos de The Great Day (Harlan’s Holiday) en la Polla de Potrillos (G1), ni tampoco el de Village King (Campanologist) en el Gran Premio Jockey Club (G1), pero el Derby es el Derby y, cuando la historia se define por puntos, desequilibra.

Hijo de Roman Ruler y criado por el desaparecido Haras Melincué. el alazán del Stud La Primavera empezó a crecer en la categoría alternativa, ganó experiencia en La Plata, se subió al lote de los mejores quedándose allí con el Gran Premio Provincia de Buenos Aires (G1) y ahora alcanzó el salto definitivo en los 2500 metros más severos del turf argentino.

Con presteza y valentía, Roman Rosso salió a jugarse desde el primer salto, le torció la pulseada temprano a Amiguito Ciro (Mutakddim) por el liderazgo y después supo mantenerlo en la recta, esa zona roja donde el cansancio muchas veces terminan ganando.

El disco encontró a Roman Rosso  con 6 cuerpos de ventaja sobre el gran favorito Smart Holiday (Harlan’s Holiday), que no pudo descontar diferencias tras un desarrollo en el que pareció caer en la misma trampa de la tarde del Martínez, cuando Francisco Leandro lo dejó lejos, recibiendo terronazos al por mayor, incómodo.

Había cambiado la táctica en el Casey Smart Holiday, viniendo al son de la banda, pero ahora tropezó dos veces con la misma piedra. Dio la sensación de que de todas formas no hubiera podido alcanzar a Roman Rosso, tanto como que el esfuerzo que hizo por no perder pisada al grupo entre los 2000 y los 800 metros fue bastante grande.

Areco for Sale (Not for Sale) fue tercero a medio largo, en muy meritoria labor, pues venía de salir de perdodor, una categoría en la que todavía milita Balompié (Equal Stripes), cuarto aquí. Del lado del debe quedaron varios, como Amiguito Ciro, Puerto Real (Pure Prize),Pulpinello (Sixties Icon) y San Onofre (Easing Along), todos lejos, vacíos de protagonismo y comprometiendo su futuro cercano.

Roman Rosso le dio a Jorge Mayansky Neer su segundo triunfo en el Nacional tras el que alcanzó con Cooptado (Equal Stripes) en la versión de 2013. El trabajo del entrenador fue soberbio, ya sea en la preparación de su mejor potrillo como a la hora de las decisiones. Bien podría haber encarado de lleno el Dardo Rocha (G1) Roman Rosso, hasta parecía lo más lógico. Pero hubo confianza y arrojo para coronar el proceso selectivo.

Y si hay que destacar la labor de Neer, también se debe hacer hincapié en la excelente conducción que aportó Wilson Moreyra al nieto de City West. El jockey está en su mejor etapa profesional, respondiendo a aquellas sensaciones positivas sobre su porvenir que generó en sus tiempos de aprendiz. Tuvo un bajón, problemas, pero creció, salió adelante y hoy disfruta brindando en copas de grupo uno el fruto del esfuerzo.

El Nacional dejó también un dato de color: ¿qué tienen en común Roman Rosso y He Runs Away (Heliostatic), los dos últimos vencedores del Derby? La respuesta, justa, la aporta el colega Sebastián Heredia: “Las madres de ambos, Rose City y Heaven to Sally (Honour and Glory) fueron adquiridas en remate por el Haras La Generación, donde actualmente residen.  Rose City acaba de parir a Borni, un macho por Sidney’s Candy, mientras que Heaven to Sally una cría de Sixties Icon”.

Palermo volvió a lucirse en la organización de un evento tan importante como el Nacional. Mucha gente se bizo presente en las tribunas para vivir la fiesta, y en materia económica también el tema disfrutó de números positivos.

Roman Rosso cumplió una actuación de alto vuelo en el paso final del proceso selectivo para los tres años. Cada día corre un poquito más el alazán, que, da la sensación, no podrá pasar por alto una aventura en el Gran Premio Carlos Pellegrini (G1), en el césped de San Isidro. Allí, no hay dudas, será uno de los caballos a vencer.

Comentarios

No hay Comentarios Todavía! Podes ser el primero en comentar en esta nota!

Escribir Comentario

Solo usuarios registrados pueden comentar.