Spacial Girl, Holly Woman y los pecados de juventud…
12 Agosto, 2017 Share

Spacial Girl, Holly Woman y los pecados de juventud…

La de San Millán ganaba el Ocurrencia (G3), pero Arreguy (h) la dejó abrir, molestó y la foto se fue a Venado Tuerto

La frase se la atribuyen alguna vez a don Alfredo Di Stefano… Cuentan que el Valencia venía como la mona, en un entrenamiento los titulares la iban a buscar adentro a cada rato, entonces el hombre paró el partido, apoyó su mano sobre el hombro del arquero y le dijo: “Mira, no te pido que atajes las que van adentro, pero por favor no metás en el arco las que van afuera…”. La ironía es sencillamente genial, infaltable en cada compendio que se hace de frases futboleras, y viene a cuento porque refleja cabalmente la que le eterno Isidoro San Millán, guerrero de mil batallas burreras, le dirá seguramente al novel Francisquito Arreguy (h), por el distanciamiento que le costó a Spacial Girl (Jump Start) quedarse sin un Clásico Ocurrencia (G3-1000m, césped) que ganaba de galope… Escarbando siempre por dentro, la zaina de Stud Jo peleó un rato con la venadense Holly Woman (Tawqeet), realmente la única del lote que le hizo alguna fuerza porque las favoritas hicieron mutis por el foro quedando lejos desde temprano, y siempre con la de Arreguy adelante (medio cuerpo en los 300 y uno en los 200) encararon los metros finales de un marcador que parecía cosa juzgada. Hasta que llegó el momento que cambiaría las chapas, Arreguy deja que la Spacial Girl vaya abriendo suavemente, nada de movimientos bruscos, pero cruza de manera indiscutible la línea de la Tawqeet, Moreyra (que está corriendo como los dioses) aprovecha la ocasión y levanta (nunca estuvo en peligro de caerse, también vale resaltarlo) y el Comisario aplicó la letra del reglamento e invirtió las chapas… Fue, podríamos decir “un pecado de juventud” del novel Francisquito, que está ganando, es cierto, pero no deja se ser un chico que está aprendiendo. Y ese cachetazo de ayer seguramente le costó a muchos en el bolsillo, pero la desolación del chico cuando volvió a la casa seguramente fue más cara que esos boletos… Aprendió seguramente una lección, dura porque Spacial Girl ganaba claramente, pero lección al fin. Como contracara, Wilson Moreyra y Raúl Scalabrone sonrieron en la foto de la cuarta victoria en ocho salidas de la zaina del stud Famago (VT), criada en San Ignacio de Loyola y cuyas ganancias ya trepan a cerca de 900 mil pesos.

Las reflexiones son varias: ¿Cruzó la línea? Si, la cruzó, tal vez por inexperiencia del jinete, tal vez desconcentración, se nota incluso que Francisquito ni se da cuenta del tema (lo que muestra que Wilson tal vez ni le gritó) porque empieza a mostrar su alegría antes del disco y en el disco ya festeja de manera entusiasta, apuntando su dedo a la yegua como diciendo “vieron que es una pinga”… La segunda pregunta es si Holly Woman podía ganarle ayer a la Jump Start, y la respuesta es más simple todavía: no, ya había perdido una cuadra antes de la molestia. La progresión es simple, estaba en , por eso estuvo en línea con la de San Millán en los 500, a medio cuerpo en los 250 y estaba casi a un cuerpo en los 100, sin opción a reacción alguna porque se notaba claramente que la otra venía mejor. Y la tercera reflexión, como cada vez que hablamos de distanciamientos en el turf argentino, es la ciclotimia, la falta de un criterio “estable”. Como viene pasando desde siempre, la misma molestia por la que San Isidro bajó este viernes a Arreguy (h), la semana que viene tal vez se vea con Mengano y la siguiente con Sultano sin que pase nada… Además hay otro dato que es irrebatible: en 9 de cada 10 ocasiones los comisarios solo miran lo que pasa en sus narices, de los 100 al disco, como si el resto de las molestias que se produjeron durante el desarrollo hubieran sido “menos molestias”. Es un tema grave, lo que tenemos que enfrentar de una vez en el turf argentino si queremos que haya transparencia, porque esa misma transparencia será la única condición que podrá tentar a nuevo público a venir las carreras. Puede que no alcance, es cierto, pero con la sensación de “joda” o dopings todos los días, no queda si siquiera esa puerta: nuevo, no vendrá nadie…

Bien, aclarado entonces que en el Ocurrencia (G3) la yegua que ganó por dos cuerpos y medio fue distanciada por molestar, queda girar la cabeza hacia el resto del lote, que desde los 800 la ofició de “cartón pintado”, con algunas que se salvaron del aplazo con lo justo y otras que sacaron un 1 duro… La rubia Niccola (Exchange Rate) escarbó parejo toda la recta en un pasto imposible, nunca fue peligrosa pero al menos mantuvo el ritmo, para cerrar la trifecta a 7 y medio de la de Arreguy (h) y a 5 de la venadense, de manera que se cuelga un “aprobado” de esos con el signo (-) que ahora usan los maestros, pero al menos no va a “recuperatorio”. A su cincha la simpática Slingerlands (Sebi Halo) hizo lo que hace en cada viaje desde que la conocemos: llevarse un cheque de vuelta. En el caso de ayer fueron 37 mil pesos, un motivo más que digno para incluirla en otro aprobado (-) y dejarla también a salvo del aplazo. Y allí empiezan las notas con lapicera roja, a la usanza de aquellos boletines entrañables de los 60 y 70, cuando del 1 al 3 los números venían en rojo y saltaban a la vista, feroces, al punto que cuando uno ya era grande y miraba el boletín décadas después todavía parecía que salían de boletín para gritarte “sacaste un 1 con la Señorita Matilde en Matemáticas”… Qué maravilla…. En fin, Rose Of Grace (Bahiaro) quedó quinta a 13 cuerpos de la de San Millán, una carrera que no refleja ni por las tapas lo que corre y que muestra que cada vez que el pasto esté así de blando para desafiar a yeguas dos años menores, lo más saludable es dejarla en su box. Ya los boletos de la Bahiaro eran tibios, presagiando el temporal, y luego en carrera no pudo seguir a las de adentro (Spacial Girl y Holly Woman) ni siquiera tres cuadras. Y el plazo mayor fue para la favorita Barbera D’Asti (First Américan), autora de una masacre porque prometía $ 1,80 a favor de la magnífica impresión que había dejado en el Clásico Producción Nacional (L), también sobre el pasto imposible, pero esta vez no corrió nada de nada. Empezó a perder terreno apenas soltaron, ya estaba lejos en los 400 y terminó empatando con la outsider Princesa Dan (Hidden Truth) el último lugar, ambas al pescuezo de Rose Of Grace en “otra carrera”… Es posible que algo le haya pasado, habrá que esperar que la vean los veterinarios. Sus boletos, en cambio, no hubo SAME que los salve: fueron directamente a la morgue.

Comentarios

No hay Comentarios Todavía! Podes ser el primero en comentar en esta nota!

Escribir Comentario

Solo usuarios registrados pueden comentar.