Happy Valley se quedó con el Clásico Braddock

113

En Monterrico, Perú, se hizo fuerte para batir por 1 cuerpo a Palo Alto; el favorito Fasano se quedó parado al largar

LIMA, Perú (Especial para Turf Diario).- Las dos caras de la moneda de vieron en el Clásico Bradock (R-1700 m). Por un lado, el favorito Fasano (Fletcher) quedándose parado en el momento de la largada y dejando toda su chance en esa acción; y por otra, Happy Valley (Tomcito), su rival, tomando el control de la carrera y manejando las acciones a su antojo.

Eso fue decisivo para el triunfo de este último en la carrera central sabatina en Monterrico. Happy Valley subía a una distancia más ideal a sus medios, estaba más puesto, y terminó aprovechando las ventajas de su oponente. Si bien tampoco largó en buenas condiciones, tuvo los recursos para poder avanzar decidido por los palos y adueñarse del comando. Una vez ubicado en la delantera, todo fue más sencillo.

Martín Chuan aplicó su experiencia para meter al lote a un ritmo que le conviniera y en el final tuvo que usar su energía para pedirle los restos al caballo y controlar el avance Palo Alto (Man Of Iron), el outsider de la prueba, que entró fuerte en la definición y estuvo muy cerca de doblegar al puntero. Tal vez, frente a otro rival, lo pasaba de largo.

Pero Happy Valley demostró que no por algo fue ‘coronado’ de su generación y uno de los mejores exponentes de ese grupo que tuvo en Golden Leaf (ARG-Stay Thisrty) y Cascanuceces (USA-Smart Strike) a sus principales figuras. Y si no siguió corriendo fue por problemas de salud de los que recién pudo recuperarse. De cara hacia las principales carreras del mediofondo, es una carta indiscutible.

Fasano merece la revancha. No solo porque partió mal, sino porque la carrera pareció no manejarse con un ‘Plan B’ desde el stud. Es decir, Café Cubano –la pareja del favorito– pudo ser mucho más obstinado en los primeros metros con el puntero. Arévalo, el jinete, no lo leyó así y apretó por ratos, casi dubitativo, dejando que su compañero se busque la carrera por sus propios medios. Nunca la encontró.

Pero nos seguimos quedando con la imagen del Fasano que mató en su anterior. Y habrá que verlo nuevamente, ya sin problemas, intentando repetir aquella actuación.

Néstor Obregón Rossi

www.peruhipico.net