Se acerca la carrera más esperada de todas; en Churchill Downs habría gatera completa y lleno total

Por Diego H. Mitagstein

En dos semanas llegará la hora. Las miradas de gran parte del mundo hípico se posarán sobre las torres gemelas de Churchill Downs, donde se vivirá el momento supremo de un nuevo Kentucky Derby. Lleno total y la siempre presente ilusión de encontrar el crack serán el marco para el inicio de la Triple Corona en los Estados Unidos, donde ya más o menos todos saben quienes serán los máximos candidatos a quedarse con la copa y una porción de la historia.

El último fin de semana se resolvieron los últimos pasos preparatorios hacia la serie más exigente del mundo, donde en 45 días hay que enfrentar los tres pasos complicadísimos que conforman la carrera por las rosas, el Preakness (G1) y el Belmont (G1).

Después de saltar a la fama ganándole al campeón Game Winner (Candy Ride) en una de las divisiones del Rebel Stakes (G2) y de ratificar su gran forma alzándose con el Arkansas Derby (G1) a expensas de Improbable (City Zip), Omaha Beach (War Front) va por la cima de la montaña, con el para nada menor dato de que Mike Smith se quedó con su monta, prefiriéndola por sobre la de Roadster (Quality Road), el dueño del Santa Anita Derby (G1).

Este último batió ese día al mencionado Game Winner, que dio la vuelta al mundo, regalando metros preciosos, para ceder sólo en los metros finales. El vástago del crack argentino Candy Ride regresará ahora a la misma pista de Churchill Downs donde se consagró en el Breeders’ Cup Juvenile (G1) apoyando su ilusión en la forma perfecta en que llegará y a un desarrollo con mayores alternativas y que le permitirá explotar mucho más la fuerza que suele exhibir en la recta final.

El mencionado Improbable es otro de los señalados por los especialistas locales, pese a su clara derrota ante Omaha Beach en el Arkansas Derby y a las dudas que genera sobre su capacidad de llegar a los dos kilómetros del Derby.

Juddmonte Farms llegará con una carta brava en Tacitus, el hijo de Tapit y la notable Close Hatches que se llevó el Wood Memorial (G2) de Aqueduct. Su progreso permanente choca con las dificultades que hallará con un lote de 20 potrillos como se espera para atropellar con cierta libertad.

Game Winner no es el único hijo de Candy Ride con expectativas de coronarse en Louisville. Vekoma fue lujoso para conquistar el Toyota Blue Grass Stakes (G2) de Keeneland y aspira a poder repetir en las rosas. War of Will (War Front) defraudó grande con su noveno puesto en el Louisiana Derby (G2), pero puede rehabilitarse, y Win Win Win (Hat Trick) terminó segundo de Vekoma para ratificar sus progresos.

Hay otro grupo ya con menos antecedentes y en el que se cuentan Plus Que Parfait (Point of Entry), ganador del UAE Derby (G2); Signalman (General Quarters), tercero en el Blue Grass; Tax (Arch), escolta de Tacitus en el Wood Memorial; y Code of Honor (Noble Mission), tercero en el Florida Derby. Todos ellos aspiran a dar la sorpresa, esas que suelen ser moneda corriente en la Triple Corona del norte. Se viene el Kentucky Derby. en sólo dos semanas la corona la corona más preciada tendrá dueño…