Las potrancas iniciaron sus campañas con éxito en cada uno de los pases del Premio Touch the Sky, sobre 800 metros

Con el debut de cada generación todo se renueva. No hay crisis, no hay premios bajos, la ilusión toma cuerpo, entra en las gateras y se echa a rodar. Es tiempo de soñar, de empezar a buscar los cracks del futuro, de palpitar con nombres nuevos como sigue la historia.

La del lunes no fue una reunión más en Palermo pues, al margen del atractivo del Clásico Carlos Tomkinson (G2), la generación nacida en 2019 hizo su estreno en La Catedral, con nada menos que 6 competencias sobre 800 metros, 3 para potrancas y otras tantas para potrillos, en una sana decisión de dividir de las autoridades y que no sólo redujo los riesgos que siempre conllevan ante la inexperiencia general, sino que también generó más ganadores para nutrir los clásicos tempraneros.

En el caso de las chicas bien temprano rompió el fuego A La Gloria, que le dividió la cancha a las rivales que le salieron al cruce y se impuso de punta a punta llegando al disco parando. Con Eduardo Ortega Pavón en sus riendas, la pupila de Arnaldo Vigil que corre para el Stud El Fito terminó superando por 4 cuerpos a La Viajera Texana (Nashville Texan) y en muy buenos 43s91/100. Se trata de una hija del «super precoz» Angiolo e Imprinted (Intérprete), esta una hermana materna del notable 2 años Graffiti (Gold Spring), criada por el Haras El Paraíso.

En el segundo turno del Premio Touch the Sky el final fue bastante más ajustado, pues en la cuadra final Entre Líneas pudo encontrar el resultado ideal después de perseguir desde la partida a la puntera Letra de Tango (Le Blues). Con el rigor de Eduardo Ortega Pavón de su lado, la potranca presentada por Delfina Zapico y del Stud Nuestras Hijas estiró 3/4 de cuerpo en su favor tras 44s32/100. Hija de Lizard Island y Elevadora (Hennessy), nació en el Haras Las Raíces.

El padrillo Nashville Texan pegó en el palo con La Viajera Texana en su «debut», pero encontró rápido desquite y la primera victoria un rato más tarde. Todo llegó gentileza de Stormy Texana (en Stormy Original, por Bernstein), criada en Masama y con los colores de Santa Elena, los mismos que el velocista defendió tan bien cuando le tocó correr. Con Martín Valle en sus riendas y Lázaro Godetti como cuidador, fueron 2 1/2 los cuerpos de ventaja que en el disco marcó de diferencia sobre Love Me Pass, con la que se mostró por primera vez el padrillo Distinctiv Passion (With Distinction). Su tiempo: 43s89/100.