Yegua del Año de 2011 en los Estados Unidos, tras ganar el Breeders’ Cup Classic (G1), tuvo problemas múltiples luego de dar a luz un macho por Into Mischief

LEXINGTON, Kentucky (Especial para Turf Diario).- Havre de Grace, Caballo del Año y Campeón Yegua Adulta de 2011 en los Estados Unidos, murió el 30 de abril útimo en el Timber Town Stables de esta ciudad, producto de múltiples hemorragias que se produjeron después de dar a luz un macho por Into Mischief un par de días antes.

“Había tenido problemas en sus partos anteriormente, y estoy seguro que eso puso mucho stress en su cuerpo. Estaba más linda que nunca para esta etapa del año, con un pescuezo espectacular, buen peso, todo era perfecto. Luchó muchisimo para tratar de salir adelante, como pocas yeguas lo hacen”, contó tras dar a conocer la triste noticia Wayne Sweezey, manager de la cabaña.

Havre de Grace era uno de esos caballos que impresionaban, que se hacían notar, que cuando se paraban ante el público decían: “Aquí estoy yo”. Su campaña fue formidable, ganando en 9 ocasiones sobre 16 presentaciones y totalizando en premios 2.586.175 dólares.

Después de algunos arrimes, alcanzó su primer éxito importante en el Cotillion Stakes (G2) de Philadephia Park, tras lo cual fue tercera en el Breeders’ Cup Ladies’ Classic (G1) de 2010 en Churchill Downs. En la temporada siguiente llegaría lo mejor, ganando el Azeri Stakes (G3), el Apple Blossom Handicap (G1), el Obeah Stakes (G3), el Woodward Stakes (G1), el Beldame Invitational Stakes (G1) y el Breeders’ Cup Classic (G1), ante los machos.

Havre de Grace fue adquirida luego en 10.000.000 de dólares por Mandy Pope para su Whisper Hill Farm durante las ventas de noviembre en Fasig-Tipton, en la primera gran compra de la criadora, hoy dueña de varias campeonas. 

La yegua, que tenía 16 años, era hija de Saint Liam y Easter Bunnette (Carson City), y tuvo a la fecha 8 crías, de las cuales 3 son ganadoras a la fecha y entre las que sobresale Graceful Princess (Tapit), que supo vencer en el Molly Pitcher Stakes (G3), de Monmouth Park, en 2021.

El último potrillo de Havre de Grace fue colocado con una yegua madrina y al momento no reporta inconvenientes.