El fantástico hijo de Sadler’s Wells debió ser sacrificado en Coolmore ante problemas crónicos en su mano izquierda

Galileo, el mejor padrillo del mundo, fue sacrificado hoy en Coolmore a sus 23 años por problemas físicos crónicos que venía sufriendo en su mano izquierda. La noticia se conoció cerca del mediodía y fue comunicada por la propia cabaña irlandesa, donde el crack prestaba servicio.

“Es un día muy triste para nosotros”, contó John Magnier, que luego agregó: “Sin embargo, nos sentimos muy afortunados de poder haber tenido aquí a un caballo de la clase de Galileo. Quiero agradecer profundamente a toda la gente que dedicó muchísimo tiempo para su bienestar en todos estos años. Fue un caballo muy especial y el primer Derby Winner que pudimos tener en Ballydoyle en la era post M V O’Brien. También quiero remarcar el enorme trabajo que hizo Aidan O’Brien en la caballeriza con todo su equipo para transformarlo en un crack. El efecto que ha tenido en la cría a través de sus hijos e hijas será un legado fenomenal, que realmente no tiene antecedentes”.

Hijo de Sadler’s Wells y la fenomenal Urban Sea (Miswaki), Galileo compitió sólo a los 2 y 3 años, ganando en 6 de sus únicas 8 salidas y siendo proclamado Campeón 2 Años de 2001 en Europa. Ganador del Epsom (G1) y del Irish Derby (G1) y del King George VI & Queen Elizabeth Stakes (G1), también se impuso en el Derrinstown Stud Derby Trial Stakes (G3) y en el Ballysax Stakes (L), además de llegar segundo en el Champion Stakes (G1) irlandés.

Retirado para la reproducción, Galileo no tardó en cimentar su fama de padrillo descomunal, siendo a la fecha padre de 228 ganadores de grupo y de otros 110 vencedores en clásicos listados, sobre 554 de sus crías que llegaron a competir en el plano clásico. 

Adelaide, Alandi, Alice Springs, Allegretto, Altano, Anthony Van Dyke, Australia, Ballydoyle, Cape Blanco, Cape of Good Hope, Capri, Churchill, Cima de Triomphe, Circus Maximus, Clemmie, Curvy, Deauville, Decorated Knight, Empress Josephine, Flaf of Honour, Forever Together, Found, Foundry, Frankel, Galikova, Gleneagles, Golden Lilac, Great Heavens, Happily, Hermosa, Highland Reel, Hydrangea, Igugu, Imperial Monarch, Intello, Japan, Joan of Arc, Johannes Vermeer, Kew Gardens, Kingsbarns, Lilly of the Valley, Line of Duty, Linton, Love, Lush Lashes, Magic Attitude, Magic Wand, Magical, Magician, Mahbooba, Marvellous, Maybe, Minding, Misty for Me, Mogul, Mondialiste, Nathaniel, New Approach, Nightime, Niwot, Noble Mission, Order of St. George, Peaceful, Photo Call, Red Rocks, Rhododendron, Rip Wan Winkle, Roderic O’Connor, Romantica, Ruler of the World, Sans Frontieres, Search for a Song, Serpentine, Seventh Heaven, Seville, Shale, Sixties Icon, Soldier of Fortune, Sousa, Sovereign, Tapestry, Teofilo, The Gurkha, The United States, Together, Together Forever, Treasure Beach, Ulysees, Waldgeist, Was y Winter son las crías de Galileo que vencieron en G1.

Ya 20 de sus hijos han producido ganadores de G1 y sus hijas también sobresalen como notables madres, contándose entre sus nietos más destacados campeones como Galileo Gold (Paco Boy), Ghaiyyath (Dubawi), Night of Thunder (Dubawi), Qualify (Fastnet Rock), Saxon Warrior (Deep Impact), Sistercharlie (Myboycharlie), Snowfall (Deep Impact), St Mark’s Basilica (Siyouni) y Roly Poly (War Front), entre otros.

Sin dudas que la pérdida de Galileo es la más grande de todas, con la tristeza inundando por completo el mundo de al hípicap. Sin embargo, habrá que quedarse con las palabras de John Magnier por haber tenido la posibilidad de disfrutar y ser contemporáneos de un verdadero fenómeno entre los caballos de carrera. Un crack en las pistas y un Jefe de Raza en el haras.