Propiedad de Darley, sobresalió en las pistas para luego tener también una actuación destacada en la reproducción

Lonhro, un emblema del turf australiano, murió a los 25 años en Darley y la comunidad hípica de aquél país lo sintió en el alma. De esos que primero sobresalieron en las pistas y luego brillaron también en la reproducción, había sido retirado de la cría en marzo de 2023.

Por Octogonal y Shadea (Straight Strike), el zaino fue un crack con la chaquetilla, ganando nada menos que 26 competencias, 11 de ellas en el plano gradual, lo que le valió ser considerado Caballo del Año, Campeón 3 Años y Campeón Millero, además de haber encabezado varios rankings internacionales.

Bajo la preparación de John Hawkes, Lonhro se ganó temprano el apodo de “The Black Flash”, empezando a mostrar a los 2 años su talento, ganando el Blue Diamond Prelude (G3) y llegando cuarto en el Diamond Stakes (G1).

Pero fue la temporada siguiente cuando explotó, llevándose las Caufield Guineas (G1) y el George Main Stakes (G1). Dominando en distancias que fueron entre los 1100 y los 2000 metros, además se impuso en el Queen Elizabeth Stakes (G1), en el Mackinnon Stakes (G1) y en la icónica Australian Cup (G1).

Retirado al Woodlands Stud de la familia Ingham, Lonhro fue adquirido por el Sheikh Mohammed en mayo de 2008, brillando en su nueva función, siendo Campeón Padrillo en 2011. Su éxito lo llevó, incluso, a realizar doble temporada con Darley America, en los Estados Unidos, entre 2011 y 2014.

Hasta el momento, es padre de 97 ganadores clásicos, 13 de ellos de G1, y ya está teniendo una influencia notable en la cría mundial, como que es el abuelo materno de los G1 Zapateo (Brazen Beau), Gatting (Hard Spun) y Golden Mile (Astern).

Sus hijos también sobresalen en el rol de padrillos, como el caso de Pierro, que a la fecha ya tiene 36 de sus crías vencedoraas jerárquicas, y otros ejemplos como Impendin, Denman, Encryption y Exosphere.

“Muchos dicen que un padrillo es el alma de un haras. Y esa frase ciertamente que aplica a Lonhro, un caballo que llenó nuestros corazones”, comentó Alastair Pulford, Jefe de Padrillos en Darley Australia, donde su ausencia se sentirá muchísimo.