Retirado el año último, vivía alojado en el Haras Sao José da Serra, y sufría problemas crónicos propios de su avanzada edad

PARANÁ, Brasil (Especial para Turf Diario).- Caballo excepcional y padrillo super generoso, Forestry murió este miércoles a los 27 años en el Haras Sao José da Serra, a raíz de problemas propios de su avanzada edad, según confirmó el MV Joaquín Antunes al sitio de la Associacao Brasileira de Criadores e Propietarios de Cavalo de Corrida.

Retirado desde 2022, el hijo de Storm Cat dejó su huella en la pista y luego en la cabaña, destacándose con sus crías tanto en los Estados Unidos como en la Argentina, Perú y Brasil, los 3 países en los que sirvió en Sudamérica.

Nacido en 1996, y en la ganadora de G1 Shared Interest (Pleasant Colony), el zaino fue adquirido en 1.500.000 dólares por Bob Baffert en las ventas de yearling de 1997 en Keeneland. A las órdenes del canoso preparador, y con la chaquetilla de Aaron y Marie Jones, ganaría en 7 de sus 11 salidas, totalizando en premios 591.225 dólares, destacándose las conquistas que consiguió en el King’s Bishop Stakes (G1), en el Dwyer Stakes (G2) y en el San Pedro Stakes (L), llegando además tercero en el Haskell Invitational Stakes (G1) y cuarto al despedirse en el Breeders’ Cup Sprint (G1) de 1999 en Gulfstream Park.

En 2000, Forestry ingresó a la reproducción en el Taylor Made Farm de Kentucky y ya en su camada inicial produjo a Forest Danger, que se impuso en el trascendente Carter Handicap (G1), y a la múltiple titular de G1 Turbulent Descent. El crack también dio a Shackleford, dueño del Preakness Stakes (G1), a Discreet Cat, ganador del UAE Derby (G2), y entre sus más reconocidos nietos están Nyquist (Uncle Mo), dueño del Kentucky Derby (G1), Bobby’s Kitten (Kitten’s Joy) y Country Grammer (Tonalist), entre otros.

En Argentina, Forestry sirvió durante las temporadas de 2010 y 2011 en Santa María de Araras, produciendo 6 ganadores clásicos, entre ellos los G1 Fantastic Four, Quiz Kid y Nashville Texan, los dos últimos padrillos en el ámbito local.

En 2014 el caballo fue adquirido por un grupo de criadores brasileños, y en ese país dio 18 ganadores clásicos, entre los que sobresalieron los G1 Océano Azul, Itaperuna, Gata y Flora y Hembra.