Empresario y filántropo, fue el hombre que devolvió a los primeros planos al histórico Spendthrift Farm, dueño de Beholder y Authentic, entre otros grandes caballos

LEXINGTON, Kentucky (Especial para Turf Diario).- Todos recuerdan a B. Wayne Hughes como un hombre sencillo, que nunca olvidó sus orígenes humildes aún cuando su tenacidad e inteligencia lo llevaron a convertirse en millonario. Seguía vistiendo ropas comunes y almorzando comida chatarra, con preferencia por las hamburguesas, a pesar de haber amasado una fortuna durante su prominente paso por esta vida.

Un auténtico visionario y líder de la industria hípica de las últimas décadas en los Estados Unidos, el propietario y criador murió este miércoles en su residencia del haras acompañado de su familia, sin conocerse mayores detalles sobre las razones de su deceso. Tenía 87 años.

Relacionado con los caballos y el mundo de las carreras desde hace más de 50 años, B Wayne Hughes dejó una marca cuando en 2004 adquirió la histórica cabaña, no sólo impulsándola nuevamente hacia los primeros planos, sino mudando su recidencia permanente al campo de Iron Works Pike y abandonando California, durante pasó la mayor parte de su vida.

Spendthrift comenzó de inmediato un proceso de reacondicionamiento, renovando no sólo las estructuras, sinó impulsando al haras hasta convertirlo en un proyecto económicamente viable. A partir de 2008, con la llegada de los 4 primeros padrillos, entre ellos Malibu Moon (A.P. Indy), comenzó un proceso realmente revolucionario. 

A partir de entonces los colores de Spendthrift Farm volvieron a brillar como en su época de gloria, teniendo en la fenomenal campeona Beholder (Henny Hughes) a su estrella más significativa en las pistas, a la que en 2020 se sumaría Authentic (Into Mischief), que para una sociedad ganó nada más y nada menos que el Kentucky Derby (G1) y el Breeders’ Cup Classic (G1).

Si de padrillos se habla, además de Malibu Moon, Spendthrift Farm fue el encargado de desarrollar al caballo más cotizado del momento en el norte, Into Mischief (Harlan’s Holiday), que en la actualidad domina una marquesina de la que también forman parte grandes promesas como Omaha Beach (War Front), Vino Rosso (Curlin), Vekoma (Candy Ride) o Bolt D’Oro (Medaglia D’Oro).

La pérdida de B. Wayne Hughes es un mazazo para el turf de los Estados Unidos, ese que ayudó desde diferentes ángulos a hacerlo todavía más grande.