Fue jockey, genial entrenador y luego criador notable desde el Haras du Quesnay; padre de Freddy y Criquette, y abuelo de Christopher

Alec Head, una de las principales figuras del turf francés durante los últimos 70 años, murió hoy a los 97 años. Entrenador, criador, propietario, y fundador de una dinastía de personalidades dentro de la hípica, mantuvo un rol activo y principal en la era de la post guerra, y que mantuvo hasta estos días. Un gigante del deporte de las carreras de caballo, inició su trayectoria como jockey para luego convertirse en un entrenador de renombre y un criador influyente desde su Haras du Quesnay.

Head ganó 4 veces el Prix de l’Arc de Triomphe (G1) con sus pupilos, iniciando su cosecha en Nuccio (Traghetto) en 1952, para luego repetir en 1959 con Saint Crespin (Aureole), en 1976 con Ivanjica (Sir Ivor) y en 1981 con Gold River (Riverman), sin olvidar su conquista del Epsom Derby (G1) inglés con Lavandin (Verso), en 1956.

Padre de Freddy y Criquette, y abuelo de Christopher, todos ellos se encargaron de continuar con el camino que comenzó Alec, el primero brillando con la fusta y desde la preparación y los dos restantes también como entrenadores.

Sin ir más lejos, Criquette tuvo a su cargo a la obra de arte más importante que surgió de du Quesnay: Treve, la formidable hija de Motivator que se impuso en el Prix de l’Arc de Triomphe en 2013 y 2014, siendo consagrada como Caballo del Año en Europa. En 1979 se dio la particularidad de que Three Troikas (Lyphard) venció también en el Arco bajo la preparación de Criquette y con Freddy en sus riendas.

Hijo de William, también cuidador y vencedor en el Arco de 1947, 1966, Alec ingresó en du Quesnay en 1958 junto con William y su hermano Peter, y desde entonces se criaron allí campeones de la categoría de Le Fabuleux (Wild Risk), Bon Mot (Worden), Bering (Arctic Tern), Matiara (Bering), Riverqueen (Riverman), Harbour (Arctic Tern), Saint Cyrien (Luthier), Sillery (Blushing Groom), etc.

Actualmente en el haras du Quesnay actúan como padrillos Attendu (Acclamation), Intello (Galileo), Motivator (Montjeu) y Recoletos (Whipper), siguiendo el camino de otros reproductores formidables como Green Dancer (Nijinsky), Riverman (Never Bend), Sir Gaylord (Turn-To), Bellypha (Lyphard), Bering y Anabaa (Danzig).

Con Alec Head la hípica francesa y del mundo pierden una figura histórica y de peso, de esas irrepetibles, un verdadero ícono del turf. Un orgullo de todos.