Caballo del Año de 2016 en Argentina, correrá durante la madrugada del sábado en Doomben, donde acaba de terminar tercero

ASCOT, Australia (Especial para Turf Diario).- Ya las ilusiones no pasan por ganar un G1, pero su corazón de campeón lo lleva a seguir luchando para que su campaña, aún a los 7 años, cuente al menos una victoria en el exterior. Lleva 22 derrotas consecutivas He Runs Away, el Caballo del Año de 2016 en Argentina, que este sábado saltará a la pista de césped de Doomben para animar una prueba de hasta 78 puntos de rating y sobre 2200 metros.

No le ha ido tan mal desde que llegó a este país. De hecho, sus tabuladas son bastante superiores a las que cumplió en Hong Kong, allí donde no dio pie con bola después de correr a las apuradas el UAE Derby (G2), en los Emiratos Arabes Unidos.

Bajo la preparación del cotizado Chris Waller ha sumado varios arrimes y sólo corrió mal cuando se cruzó con cancha pesada, donde rinde bastante menos. Sin ir más lejos, hace 3 semanas y en esta misma cancha llegó tercero en una prueba similar  a 6 largos del neocelandés Stardome (Savabeel) y en un lote numeroso.

De allí que ahora se lo considere uno de los candidatos a llevarse la victoria, detrás de Dashing Special (High Chaparral), el favorito, que después de imponerse en Doomben fue segundo en Gold Coast, aunque en pruebas de hasta 68 puntos.

Otro dato para ilusionarse es que He Runs Away cargará apenas 54 kilos y llevará al experimentado Mark du Plessis en sus riendas.