Con 4 triunfos en la emblemática carrera, el preparador va por un récord con Just Steel, hijo del triplecoronado Justify

LOUISVILLE, Kentucky (Especial para Turf Diario).- Darrell Wayne Lukas, D. Wayne, no es parte de la historia del turf mundial, es la historia del turf mundial. Pocos preparadores pueden contar tantas hazañas como este hombre que en tantas décadas de brillo cosechó fanáticos y detractores por igual, aunque todos, en el fondo, respetándolo al máximo.

A sus 88 años, este sábado irá por la doble hazaña de ganar por quinta vez el Kentucky Derby y de convertirse en el cuidador más veterano en conseguirlo al cabo del siglo y medio de vida de la carrera que abre la Triple Corona local.

D. Wayne llevó mágicamente a la potranca Winning Colors (Caro) a llevarse las rosas en 1988, para luego volver a levantar el trofeo con Thunder Gulch (Gulch, 1995), Grindstone (Unbridled, 1996) y Charismatic (Summer Squall, 1999), y este sábado hará el intento con Just Steel, el hijo del triplecoronado Justify que es propiedad del BC Stables LLC en sociedad con Henry Schmueckle..

Adquirido como yearling en 500.000 dólares durante las Ventas de Septiembre en Keeneland, el potrillo llega al compromiso con una campaña que lleva el sello del preparador, pues casi que no se perdió una.

En su tercera salida ganó a los 2 años en Saratoga, fallando luego en el Hopeful Stakes (G1) y en el Claiborne Breeders’ Futurity (G1) para cerrar su 2023 llevándose el Ed Brown Stakes (L), en Churchill Downs. Pero esta temporada volvió mejor, cruzando segundo en el Smarty Jones Stakes (L), en el Southwest Stakes (G3) y en el Arkansas Derby (G1), con único resbalón en el Rebel Stakes (G2).

“Es un poco diferente a otros potrillos que tuve en el Derby. Es muy profesional, hace todo fácil, siempre está manso. No puedo decir que se parezca a los demás con los que gané la carrera, pero sí que es un placer entrenarlo”, cuenta el cuidador.

Just Steel y D. Wayne Lukas tendrán 19 adversarios a los que superar -Encino (Nyquist) fue baja e ingresó Epic Ride (Blame)- en busca de la gloria, aunque en el caso del entrenador, no le hace falta nada más para ser considerado una leyenda viviente. Aunque, no estaría mal ganar…