La hija de Violence ganó por tercera temporada consecutiva el Clásico Lotería de la Ciudad de Buenos Aires (G3) y llevó a 15 sus victorias por total, redondeando una campaña excepcional

Aplausos es poco a esta altura para la gran Che Maga. Velocista excepcional, sigue mejorando su récord a base de triunfos y este lunes en la recta de Palermo llegó a los 15 discos, con el detalle para nada menor de haberse llevado por tercera temporada seguida el Clásico Lotería de la Ciudad de Buenos Aires (G3-1000 m, arena).

No sólo fue una muestra de calidad la que ofreció la hija de Violence, sino también de vigencia y de poder, pues si bien el margen de 3/4 de cuerpo que la separó de Anguila de Coral (Santillano) a la hora de cruzar el disco puede llevar a confusiones, su superioridad fue notable, haciendo las cosas casi que a reglamento y ahorrando energías para lo que dentro de poco más de un mes puede ser un nuevo intento por llegar a ese triunfo de G1 que le falta para ponerle un moñito a su campañón, en el Gran Premio Maipú (G1).

Largando desde el 1, William Pereyra siempre trajo contenida a Che Maga mientras Ansia Clara (Angiolo) salía a correr al frente junto con Este Key (Key Deputy), buscando aprovechar la diferencia de kilos por su condición de potrancas respecto de las mayores.

Ya por la mitad del recorrido podría adivinarse que las líderes tendrían vuelo corto y fueron asomando Che Maga por el centro de la cancha y Anguila de Coral pegada a la verja. Por los 400 metros la ganadora ya estaba al frente y su escolta se arrimaba por dentro, en un orden que ya no se modificaría, cerrando la historia en la muy buena marca de 55s82/100.

Preparada por Roberto Pellegatta y defendiendo los colores del Stud Chemeco, los de Patricio Francisco Losinno, su criador, Che Maga embolsó 2.535.000 pesos más, llevó sus ganancias hasta los 21.870.600 pesos y le agregó otra página importante a su libro ya best seller.