La cabaña de la familia Menditeguy le da la oportunidad como padrillo a uno de los grandes velocistas de los últimos tiempos

Echar un vistazo a la estadística de padrillos actual puede significar una caricia para el alma del turf argentino. Entre los 10 primeros clasificados, aparecen cuatro nacidos en nuestro país, confirmando aquello de que los buenos caballos locales son capaces de transformarse en reproductores importantes si tienen la posibilidad. Por supuesto que es necesario llenar “todos los casilleros”, como tener una campaña sobresaliente, un físico que impresione y un pedigree de esos que hacen abrir bien grandes los ojos.

Para la temporada de servicios 2019 los sementales nuestros vuelven a ser noticia. Hi Happy (Pure Prize) llegó ya al Haras Vacación para iniciarse en una nueva empresa, y ahora se conoció que Legión de Honor, el Campeón Velocista de 2017 también tendrá su oportunidad, pero en el Haras Abolengo, otra de las cabañas insignia del turf local y que ha tenido suceso casi permanente de la mano de los ejemplares (Arg), comenzando con El Virtuoso (El Curaca), pasando por Farnesio (Good Manners) y su hijo Capo Máximo, y hasta llegar al enorme Equal Stripes (Candy Stripes), soporte actual central en el campo de los Menditeguy.

“Es un proyecto que se le ocurrió a Marcos, mi hijo, y es un lindo desafío para nosotros. Lo vimos siempre en la cancha y el caballo tenía una condición corredora excepcional, con una velocidad descomunal, nos asombraba. Nos ha ido bien cuando iniciamos velocistas como padrillos, porque es un nicho que Abolengo generalmente no cubre. Tiene una conformación espectacular, pura potencia y con calidad. Eduardo Ortega Pavón lo montaba y nos dijo que nunca subió un caballo tan ligero. Hizo la mitad de su campaña con una rodilla operada, y siempre tuvo un corazón enorme. Nos sentamos con Enrique Martín Ferro, su preparador, y armamos un plan de negocios para incorporarlo”, cuenta Julio Menditeguy, entusiasmado por el desafío, e informando que el haras lo apuntalará con un interesante grupo de yeguas propias.

Cría de La Quebrada, Legión de Honor tuvo un breve pero espectacular paso por las pistas. Falló en sus dos primeras salidas, pero cuando llegó a la recta fue para trepar hasta la cima. Salió de perdedor por 10 cuerpos en los 1000 metros de Palermo, repitió acalambrando al clásico Expressive Smart (Expressive Halo) y, tras una derrota inesperada, alcanzó su mejor logró venciendo a los sprinters mayores con 3 años en el Gran Premio Maipú (G1), dejando a 4 cuerpos a los G1 Glory Seattle (Seattle Fitz) y Don Chullo (Footstepsinthesand). Legión de Honor se lesionó tras esa actuación y sólo pudo volver a competir casi un año después, triunfando en su reprise. Por desgracia, se resintió cuando intentó el doblete en el Maipú y fue retirado definitivamente de las pistas.

Hijo de Grand Reward, como Angiolo, uno de los exitosos reproductores del momento, en la línea paterna de Storm Cat que tan bien ha calzado en la Argentina, Legión de Honor tiene el respaldo de un pedigree con historia, por línea baja. My Honesty (Indygo Shiner), su madre, ganó el Clásico Jockey Club de Montevideo (L), y es hermana materna de Mi Rey (Louis Quatorze), dueño del Goenaga (G2), del Martínez (G2), del Criadores Argentinos del Sangre Pura de Carrera (L), y segundo en el Gran Premio Estrellas Juvenile (G1). My Honor (Southern Halo), abuela de Legión de Honor, es propia hermana del Derby Winner Hangar y materna de Hopeful (Merce Cunningham), que produjo luego a la G1 Hopetown (Southern Halo).

“Estará como doble propósito en el haras, pues como se hizo con Capo Máximo o Quitur Ju (Juez) en su momento, también estará disponible para transferencia embrionaria para polo. El caballo servirá en La Fe, el anexo de Abolengo y estamos entusiasmados de volver a contar con un caballo ligero”, resume Menditeguy, esperanzado en repetir éxitos pasados.

Los buenos caballos argentinos responden cuando tienen la posibilidad. Legión de Honor se suma al grupo de las esperanzas en una apuesta “diferente” y sumamente interesante de un haras líder como Abolengo.