La cabaña de la familia Menditeguy suma al primer hijo de Justify en la reproducción en Sudamérica; ganador de G3, fue uno de los mejores potrillos de su generación y es hermano materno de la formidable Midnight Bisou

Por Diego H. Mitagstein

Julio y Marcos Menditeguy están fascinados. Miran las fotos y los videos y, antes de que terminen de pasar, ya los están viendo de nuevo. Consultan Equibase y pedigrees y se les abren los ojos, aún impresionados de la gran noticia que acaban de concretar para su Haras Abolengo, y para el turf argentino en general.

En tiempos de incertidumbre, crisis, de esos en donde nadie sabe qué va a pasar -mucho menos en un negocio como la hípica, donde el proceso es larguísimamente eterno- los criadores argentinos siguen invirtiendo, apostando, haciendo esfuerzos para que de estas tierras sigan saliendo caballos espectaculares, circunstancia que, justamente en Abolengo, puede decirse que conocen de memoria… Si no les suena Candy Ride (Ride the Rails)…

Pues bien, la notable padrillera de la cabaña, una de las más fuertes del país y que actualmente cuenta con Equal Stripes (Candy Stripes), Cosmic Trigger (Lizard Island), Treasure Beach (Galileo), Daddy Long Legs (Scat Daddy) y la gran esperanza de Pneumatic (Uncle Mo), tendrá una incorporación resonante para 2024.

Físico, pedigree y campaña se unen para dar forma al proyecto Verifying, el primer hijo del crack Justify (Scat Daddy) que desembarca en Sudamérica y que no sólo tiene un físico de esos que shockean, sino que fue uno de los mejores 2 y 3 años de su generación, corriendo -y muy bien- las carreras buenas, contra los mejores.

“No estábamos buscando otro padrillo, pero la oportunidad se dio y cuando vimos al caballo sabíamos que no se nos podía escapar. Costó, la negociación fue larga, en un punto se puso difícil, pero finalmente se dio y estamos volando”, cuenta con entusiasmo Julio Menditeguy, mientras Marcos busca en su celular más fotos y videos para compartir con el cronista, sin abandonar ese rostro de admiración que tiene dibujado desde que conoció al zaino.

No exagera el criador, porque Verifying es uno de esos caballos impresionantes, un sueño de lindo, y que además completa el combo con un paso por las pistas importante y una genética de absoluta actualidad.

Adquirido en 775.000 dólares durante las Ventas de Keeneland Septiembre por Coolmore, Verifying recaló en la caballeriza de Brad Cox y tardó poquito en hacer ruido, pues ganó debutando de punta a punta a los 2 años en Saratoga sobre 1200 metros y en 1m10s26/100, como gran favorito. Semejante actuación lo llevó de inmediato al trascendente Champagne Stakes (G1) de Belmont at the Big A., donde escoltó desde 3 1/4 duerpos  Blazing Sevens (Good Magic), animando luego el Breeders’ Cup Juvenile (G1) de Keeneland.

A los 3 años volvió ganando un allowance optional claiming en la dura milla de arena de Oaklawn Park por 5 cuerpos, para finalizar después cuarto en el Rebel Stakes (G2) ganado por Confidence Game (Candy Ride). Regresó a Keeneland para el Toyota Blue Grass Stakes (G2) cayendo a sólo el pescuezo de Tapit Trice (Tapit) y dejando a 5 3/4 cuerpos al mismo Blazing Sevens que se le había adelantado en el Champagne Stakes. 

Tras correr el Kentucky Derby (G1), donde perdió todas sus oportunidades al chocar contra los palos en la curva final y tras hacer la punta, Verifying fue segundo de Disarm (Gun Runner) en el Matt Winn Stakes (G3) antes de llegar al mejor de sus 3 triunfos. Fue en Horseshoe Indianapolis, donde sobre 1700 metros se impuso en el Indiana Derby (G3), en la arena.

Tras esa labor bajó hasta los 1400 metros del trascendente H. Allen Jerkens Memorial Stakes (G1) de Saratoga, donde llegó segundo a 1 3/4 cuerpo de One In Vermillion (Army Mule), dejando tercero a su hermano paterno Arabian Lion, el vendedor en el Woody Stephens Stakes (G1) de Belmont Park. El potrillo correría luego una vez más, en el Perryville Stakes (L) de Keeneland, lesionándose para ser retirado.

Con 852.706 dólares ganados en premios, el nuevo padrillo del Haras Abolengo mostró precocidad y velocidad, pero también la stamina suficiente para rendir en el máximo nivel hasta los 1800 metros, midiéndose contra lo más selecto de su generación. La versatilidad fue un característica a lo largo de su campaña.

Justify, el padre de Verifying, no sólo ganó la Triple Corona en los Estados Unidos, sino que se advierte como el gran continuador de la fantática línea paterna de Scat Daddy, la misma que hoy tiene brillando en nuestro país al bicampeón Il Campione y que del otro lado de la Cordillera, vía Katmai, produjo al crack Kay Army, sólo por dar algunos ejemplos cercanos.

Con un puñado de crías en las pistas, Justify ya produjo a Just F Y I, Campeón 2 Años Hembra de 2023 en los Estados Unidos; a City of Troy y Opera Singer, Campeón 2 Años Macho y Campeón 2 Años Hembra de 2023 en Europa; y a los ganadores de G1 Arabian Lion, Hard to Justify,  y Aspen Grove.

Por línea baja, Verifying tiene por madre a Diva Delite (Repent, este por la argentina Baby Grace, una Cipayo), ganadora del Florida Oaks (G3) y que además dio a la formidable Midnight Bisou (Midnight Lute), con 13 triunfos en su haber, incluso el Cotillion Stakes (G1), el Apple Blossom Handicap (G1), el Ogden Phipps Stakes (G1), el Personal Ensign Stakes (G1), el Santa Anita Oaks (G1) y, cuando haya confirmación oficial del marcador, de la Saudi Cup. Diva Delite también produjo al ganador clásico Stage Left (Congrats).

Verifying llegará a mitad de temporada para cautivar a todos desde la padrillera del Haras Abolengo, donde recibirá un libro de yeguas -al menos 40 y de primera línea serán de la cabaña. Ya son varios los criadores que se sumaron a la aventura, y sólo pasaron horas desde la firma del contrato. Caballos como él son difíciles de encontrar; mucho más, de tenerlos al alcance de la mano. Imposible no soñar.