La mañana del jueves vio a los tres represantes albicelestes moverse con ganas; también Escabiar dejó buena impresión en su movimiento matinal; con el visto bueno de gateras en el bolsillo, queda esperar que no aparezca ningún imprevisto; Héctor Lazo reemplazará a Luis Torres en las riendas del chilenoWin Here

Cada vez falta menos y, a medida que el tiempo pasa, va aumentando la expectativa hacia lo que será el próximo domingo una nueva versión del Longines Gran Premio Latinoamericano (G1-2000 m, arena), la carrera mejor dotada del continente y que tendrá como sede por cuarta vez en su extenso historia al Hipódromo Nacional de Maroñas, esa joya arquitectónica al fondo de la Avenida Centenario, en la bella y cálida Montevideo, Uruguay.

La fiesta será grande, como siempre, aunque algo restringida por la pandemia de Covid-18. El aforo para la presencia de público será de 3500 personas, y la mayoría de las entradas ya se han vendido, aunque quedan algunas disponibles para aquellos que no se quieren perder una carrera que, en los papeles, luce por demás atractiva, con la presencia de los créditos locales y muchos de los mejores caballos de Argentina, Chile, Brasil y Perú.

El inicio de la reunión está previsto para las 13,40 horas con el merecido reconocimiento para Luis «Pancho» Costa Baleta, propietario, criador, dirigente y, por sobre todo, amante de la hípica, y que falleció recientemente. Serán cuatro los clásicos a resolverse, con el Latino con horario de largada a las 19,15, con el tentempié de la Longines Cup Uruguay (G3) a las 17,20.

Este miércoles se conoció que el jockey local Héctor Lazo reemplazará al crack Luis Torres en las riendas del campeón chileno Win Here (Breathless Storm), ya que «Mágico» finalmente no pudo viajar por problemas personales. La de Laz, jinete líder aquí y dueño de una calidad enorme, será la única presencia ciento por ciento uruguaya en el Latino.

En la pista, todos los participantes de la prueba continental siguen su curso sin mayores novedades, y este jueves todos los argentinos estuvieron realizando diferentes actividades. Gabriel Rodríguez, el popular «Tic Tac», «tachero» de calidad en Maroñas, contó: «Miriñaque es uno de mis candidatos, lo veo bárbaro, suelto, sano, y se aclimató bárbaro. Hoy dio una vuelta por el boquerón de los 2000 metros y después dio la vuelta de galope con una acción bárbara».

El tordillo anda en el aire. Sus ensayos fueron generosos antes de viajar, y también del otro lado del Río muestra su talento siempre, como en esa partida de 1000 metros por debajo del minuto que comentábamos ayer desde estas mismas páginas.

Por su parte, el querido jockey Julio César Méndez le está dando una mano a Carlos D. Etchechoury y todo el equipo del Haras El Angel de Venecia y este miércoles se subió al notable Village King (Campanologist), otra de las cartas albicelestes y que tendió en el derecho soltura y también pasó por las gateras para obtener el ok del starter.

Similar fue lo realizado por Sandino Ruler (Roman Ruler), la otra de las muy competitivas cartas albicelestes. El ojo sagaz de «Tic Tac» provocó un «anduvo muy bien, me encanta como galopa» para el pupilo de Roberto Pellegatta y Juan Saldivia, que parece no haber sentido en nada el traslado hasta Montevideo. Fue otro de los que anduvo por los partidores, al igual que la yegua Escabiar, que viajó especialmente desde su box en San Isidro para animar la Longines Cup.

La hija de Portal del Alto dio la vuelta de galope y aceleró de los 800 metros al disco para marcar 44s2/5 a entera voluntad, con llamativa facilidad, segun Rodríguez. La reservada del Haras Rodeo Chico se medirá con las mejores yeguas del momento en el Clásico Uruguay (G3).

Quedan sólo 3 días para el gran momento, apenas 72 horas para que se largue una nueva versión del preciado Longines Gran Premio Latinoamericano, y la ilusión del turf argentino crece a medida que sus tres representantes muestran su ímpetu y su calidad en la pista. 

Maroñas siempre fue generoso con nuestros caballos, y por esa línea quieren seguir transitando Miriñaque, Village King y Sandino Ruler, con la gloria como objetivo común.