Tras caer en su reprise, la pupila de Bob Baffert se impuso de punta a punta y por 5 1/2 cuerpos, con Juan Hernández en sus riendas

HOT SPRINGS, Arkansas (Especial para Turf Diario).- La tercera fue la vencida para Adare Manor jugando de visitante, pues este sábado estuvo brillante para ganar el trascendente Apple Blossom Handicap (G1-1700 m, arena, US$ 1.250.000), una de las carreras más importantes de la temporada para las yeguas en los Estados Unidos.

Fuera de California, su casa, había perdido en Pimlico y en Parx Racing, pero ahora en Oaklawn Park la hija del fenomenal Uncle Mo fue imparable para imponerse de punta a punta y por amplia diferencia, retomando la senda positiva después de su fracasar en el Breeders’ Cup Distaff (G1) y de caer sorpresivamente ante Sweet Azteca (Sharp Azteca) en el Beholder Mile Stakes (G1), reprisando.

Cargando el peso máximo de 123 libras, y con Juan J. Hernández en sus riends, la pupila de Bob Baffert no dejó mover a sus rivales, vino siempre cómoda y en el derecho, cuando el resto esperaba por el milagro de que detuviera su marcha, sólo atinó a desprenderse sin dar el máximo.

En la meta, hubo 5 1/2 cuerpos de ventaja sobre Flying Connection (Nyquist), que abierta atropelló fuerte para dejar tercera por 3/4 de cuerpo a Free Like a Girl (El Deal). Wet Paint (Blame), una de las mejores potrancas en 2023 y que jamás había perdido aquí, fue apenas séptima.

Para Adare Manor fue el segundo triunfo de G1 de su campaña, sumándose al Clement L. Hirsch Stakes de Del Mar, pero también se impuso en el Zenyatta Stakes (G2), en el Santa Margarita Stakes (G2), en el Santa María Stakes (G2) y en el Las Virgenes Stakes (G3).

“La noté muy bien y muy fuerte. Me parece que en la carrera anterior necesitaba competir, porque no lo hacía hace un tiempo, pero ahora tanto Bob Baffert como Jimmy Barnes, su asistente, la tenían lista. Le tenían mucha confianza y por suerte pudo cumplir el objetivo”, contó un más que satisfecho Juan Hernández.

En la ganadora de G3 Brooklynsway (Giant Gizmo), Adare Manor se acerca a los 2.000.000 de dólares en ganancias y recupera posiciones en el ranking de las yeguas mayores, ese del que nunca estuvo lejos de la cima.