Adora Nistel volvió apelando a la “vieja receta”
10 Julio, 2018 Share

Adora Nistel volvió apelando a la “vieja receta”

El cambio de entrenamiento fue vital para su triunfo en el Estrellas Distaff (G1)

La tarde fantástica de Juan Carlos Bagó y el Haras Firmamento en Palermo arrancó con la carta menos esperada. Recuperándose de sus flojas labores recientes y volviendo a ser aquella que de potranca generó que la cabaña la recomprara a sus propietarios, Adora Nistel sacó provecho de su velocidad, de su resistencia y de las libertadas entregadas para moverse en la delantera y se quedó con la versión 2018 del Gran Premio Estrellas Distaff (G1-2000 m, arena).

El barro porteño fue el escenario porteño para que la hija de Van Nistelrooy y Miss Trovadora (Numerous) se luciera, con un socio impecable como el jockey brasileño Francisco Leandro, líder de las estadísticas nacionales y que tuvo un lunes encendido.

Como en sus viejos tiempos, Adora Nistel asumió el reto de mostrarse al frente con decisión. American Song (Stripes Song) salió a seguirla y cerquita venía también la favorita Sinfonía Fantástica (Cima de Triomphe). Goncalves manejó los hilos y llegó a la recta final con su yegua entera, lista para resistir en esos 600 metros finales siempre duros. El ahorro de energías en la primera parte fue vital para que lograra resistir. American Song se le acercó y hasta amenazó con superarla, pero no pudo; y tampoco Sinfonía Fantástica, que abierta no atropelló tan fuerte como suele hacerlo, y parejeó hasta conservar la tercera colocación.

Entre la ganadora y su escolta hubieron 2 1/2 cuerpos, y la cabeza hasta la tordilla de Arcángel, todo tras 2m2s75/100, tiempo bastante más lento con respecto al que luego emplearía The Great Day (Harlan’s Holiday) para llevarse el Classic (G1).

¿Cuál fue el secreto para que Adora Nistel pasara de la intrascendencia a la gloria en el máximo nivel? “Con mi sistema de entrenamiento no le encontraba la vuelta, por eso lo llamé a su entrenador anterior, lo consulté y la yegua volvió a ser la que era. Simplemente había que evitar trabajarla demasiado y tenerla liviano, además de dejarla correr adelante a su gusto, claro, que es la forma en que más le gusta mostrarse”, contó con humildad Juan C. Etchechoury (h.).

Adora Nistel premió a sus seguidores con un sport de 18 pesos redondos en las pizarras y da la sensación de que el plan de enviarla como madre tras el Distaff se retrasará una temporada, pues esa era la idea si no lograba recuperar su nivel.

Para Firmamento fue la apertura de una tarde inolvidable y una de las 3 Estrellas que cosechó en esta edición de la serie, pues a las dos que recolectó en la tarde del lunes habrá que sumarle la que alcanzó Brillant Sun Van (Van Nistelrooy) 9 días antes en el Clásico Junior Sprint (G3), para productos. Lo que se dice una cosecha casi perfecta…