La mejor potranca de la temporada en el Bosque ratificó su liderazgo con una cómoda victoria en el Clásico Diego White (G3)

LA PLATA.- No le sobra físico, pero si corazón, clase y velocidad. Agua Máxima tiene una marcha más por el momento dentro del proceso selectivo del Bosque. No siente correrlas todas, por el contrario, parece que le gusta, que lo disfruta, que le hace bien. Si su todavía fresca victoria en el Clásico Polla de Potrancas (G2) había sido cómoda, mucho más lo fue su nueva conquista, quedándose ahora con el Clásico Diego White (G3-1700 m), la prueba central del jueves.

Si bien entre las bajas se contó Trenza de Fuego (Violence), que aparecía como una rival de temer, la hija de Interdetto se movió otra vez como pez en el agua sobre el fangal del sur, haciendo todo fácil, dándole una paliza a sus oponentes ahorrando energías para la que viene.

William Pereyra la fue acomodando al desarrollo de acuerdo a las circunstancias que se iban presentando. Soltó adelante y allí corrió por algunos metros, pero cuando La Mejor Paga (Cima de Triomphe) fue a la punta decidida, la dejó pasar y la vigiló desde varios cuerpos. Comenzó a acercarse en la parte final de la curva y mientras la puntera se hundía en el barrial, la tordilla Kume (Cima de Triomphe) intentó darle pelea.

Pero escarbando ligero Agua Máxima pisó la recta, disparó y se terminó la historia, recorriendo los 300 metros que restaban hasta el disco con andar firme y tranquilo, sacando pasaje hacia su próximo gran objetivo: el Gran Premio Selección de Potrancas (G1). A 6 cuerpos la escoltó la mencionada Kume, con otros 2 hasta la perdedora Powerful Wil (Winning Prize), que clausuró el podio mientras Devil’s Queen (Honour Devil) y La Mejor Paga llegaban a tiro de cañón. El tiempo de 1m48s33/100 fue aceptable para un trazado en condiciones complicadas por la lluvia caída en las últimas horas.

Con 8 de 7 en su récord, incluídos los clásicos Mercader (L), Fortunato Damiani (G3), Andrés S. Torres (G3) y Miguel Luis Morales (G2), además de la mencionada Polla y ahora el White, Agua Máxima viene cumpliendo una campaña muy similar a la que tuvo Life for Sale (Not for Sale) allá por 2011, cuando después de ganar las Oaks locales se cargó a los machos en el Gran Premio Provincia de Buenos Aires (G1). ¿Podrá coronar de la forma en que merece su desandar por el proceso selectivo de La Plata la potranca de La Frontera? ¿Podrá con los 2 kilómetros del Selección y después animarse ante los muchachitos? Parece que Agua Máxima todo lo puede.