El hijo de Galileo sorteó problemas de tráfico en el derecho para tapar en el disco a Enemy, que por segunda temporada seguida quedó como escolta; Giavellotto, tercero

RIYADH, Arabia Saudita (De un enviado especial).- Aidan O’Brien desparramó y desparrama su talento en el arte de preparar un caballo de carreras alrededor del mundo, pero aún no había podido ganar dentro del mitín de la Saudi Cup.

Temprano, al triple titular de G1 Luxembourg (Camelot) se le negaba el Howden Neom Turf Cup (G2), pero rápido el cuidador tuvo su revancha y disfrutó de la espectacular victoria de Tower of London en el Longines Red Sea Turf Handicap (G3-3000 , césped, US$ US$ 2.500.000 a repartir).

Fue otro final fantástico el de la carrera más larga de la serie, con el hijo de Galileo y Dialafara (Anabaa) viniendo lejos durante la mayor parte del recorrido y encontrando inconvenientes varios a la hora de avanzar en el derecho. Mientras Enemy iba por dentro y conseguía dominar en los 200, Ryan Moore empezó a buscar espacio y sólo al promediar la recta pudo cargar con fuerza, alcanzando en el mismo disco.

Enemy, como en 2023, era segundo a la cabeza, con Giavellotto (Mastercraftsman) en tercera posición a 3/4 de cuerpo, todos bien separados del resto, tras un tiempo de 3m4s43/100.

De Coolmore, por supuesto, Tower of London había tenido su momento de mayor gloria llevándose el King George V Cup (L), en Leopardstown, además de finalizar segundo en el Bahrain Trophy (G3) y cuarto en el St. Leger (G1), pero había cerrado su 2023 fallando en un handicap disputado en The Curragh.

Hermano materno del múltiple Campeón Fondista Capri, de los G3 Passion y Cypress Creek y de Sovereign Parade, que produjo a la Campeona 2 Años Hembra inglesa Commissioning (Kingman), para Tower of London el futuro podría involucrar otra excursion por la zona, de cara a lo que a fin de marzo en Meydan, Dubai, Emiratos Arabes Unidos, será la tradicional Dubai Gold Cup (G2), sobre 3200 metros.

Tower of London atropelló en el momento preciso, mostró un salto de calidad apoyado en la madurez y pagó una de las pocas deudas hípicas que tenía Aidan O’Brien…