El gran favorito se hizo ganador clásico en el Snow Gambler platense, superando por 7 cuerpos al tordillo azuleño, de estupenda labor cargando 64 kilos

LA PLATA.- Ganar un clásico era de las pocas cosas que le faltaban a la generosa campaña de Akan. Y este jueves en el Bosque el reservado del Haras Pozo de Luna se sacó el peso de encima. Respondiendo a un amplio favoritismo y haciendo valer sus excelentes antecedentes, no encontró oposición para imponerse de forma categórica en el Snow Gambler, corrido sobre la milla de arena pesada y completando el doble panorama jerárquico del día y que inició Ideocrática (Remote) llevándose el Lucio Taborda (G3).

Conducido con la eficiencia acostumbrada por Eduardo Ortega Pavón, el pupilo del “Team Gaitán” no tuvo problemas en la recta cuando aceleró a fondo, después de venir entretenido en la primera parte, cuando el tordillo Príncipe del Desierto (Consistent) marcaba el camino presionado por Mandamás Moro (Lujo Moro) y portando imposible 64 kilos.

Cuando este último empezó a dar señales de cansancio, al promediar la curva, Akan empezó a mejorar abierto y ya al llegar el derecho estaba encima del líder, al que despachó sin dramas por los 200 metros para sacarle 7 cuerpos de ventaja en el breve trecho que quedaba hasta el disco; a 1 1/2 largo más, Cinema Show (Interaction) completaba la trifecta, todo al cabo de excelentes 1m38s66/100.

Lo hecho por Príncipe del Desierto merece una “felicitación especial”. El lastre que llevó era realmente como para no correr, y no sólo lo hizo, sino que muy bien. En la media distancia está su fuerte y pese a su veteranía parece tener cuerda para rato.

Hermano entero del placé de G1 Antillón y en una familia chilena, Akan redondea ahora una campaña de 18 salidas, de las cuales 7 terminaron de la mejor manera, con 5 segundos completando la historia y 1.554.925 pesos en premios. A sus éxitos previos en los handicap Asociación Argentina de Fomento Equino y Val D’Or le sumó ahora el Clásico Snow Gambler, como para soñar con ir más allá todavía y llegar a graduarse un escaloncito más arriba.