Las más jóvenes tienen ventaja en la impresión en la previa al otro G1 del 6 de enero en el Hipódromo de Maroñas

MONTEVIDEO, Uruguay (Especial para Turf Diario).-Si hay una característica dentro del mitín de Reyes 2020 en Maroñas, esa es la gran calidad que reunió en cada uno de sus clásicos. El Gran Premio Ciudad de Montevide (G1-2000 m, arena), trascendental choque entre potrancas y yeguas, no escapa a la regla y enfrenta su destino de la mano de un grupo de participantes que entusiasman a lo grande.

Esta vez la balance parece inclinarse hacia las más jóvenes, con Algecira Fever (Texas Fever) y Blossom (Ecclesiastic) como envidiables puntas de lanza. Aquella, que largará desde la puerta 16,  ganó la Polla (G1) y el Selección (G1), y luego salió ilesa de su primer enfrentamiento con las adultas al levantar la copa del Gran Premio Estímulo (G2), superando por 3/4 de cuerpo y “otra vez” a las mismas Lolli Pop (Ecclesiastic) y Nothing Hill Lp (Brilliant Speed) que volverán a cruzarse en su camino ahora.

Línea diferente la que trajo a Blossom hasta el “Ciudad”.  Vencedora de Algecira Fever por terminantes 10 cuerpos en el Clásico Haras del Uruguay – Potrancas, quedó quinta de esa misma rival cuando se midieron en las Oaks, aunque la defensora del Stud El Facu no estaba plena. Ya recuperada, volvió quedándose con el Asamblea General Legislativa (L), y ahora hace una nueva prueba en los 2 kilómetros con fundadas esperanzas.

El grupo adulto esta vez no es tan fuerte, y las esperanzas más importantes recaen en que La Mansa Nistel (Van Nistelrooy) deje por el camino su mala actualidad y se parezca a la que hace un año alcanzaba la gloria máxima en este mismo turno.

La Dernieri (Alcorano) sumó puntos importantes superando a Nothing Hill Lp en el Clásico Nicolás S. Arrosa y Nicolás S. Montes, pero retrocedió casilleros terminando quinta en el Estímulo. Los buscadores de perlas pueden ilusionarse un poquito con Electrónica (Texas Fever), a la que le está costando muchísimo recordar los tiempos en que era imbatible.