El hijo del fenomenal Hard Spun tapó en la raya para llegar a su primer éxito de G1 en apenas su segunda salida gradual

Por Diego H. Mitagstein

DEL MAR, California (Especial para Turf Diario).- En apenas su segunda actuación en el plano de las carreras de grado Aloha West se dio el gran gusto de ganar el Qatar Racing Breeders’ Cup Sprint (G1-1200 m, arena, US$ 2.000.000 de bolsa), aportando una de las tres más grandes sorpresas en el sábado de Del Mar.

Previo segundo en el Phoenix Stakes (G2) de Keeneland, el hijo del crack Hard Spun e Island Bound (Speightstown) atropelló con todas sus fuerzas en la recta final y con el último suspiro dio caza de Dr. Schivel (Violence) para vencerlo por apenas el hocico y tras la entrada en acción de la “foto”.

José L. Ortíz empujó con alma y vida al pupilo de Wayne Catalano, que sacó mejor provecho de nadie de las fracciones por demás veloces que establecieron adelante el gran favorito Jackie’s Warrior (Maclean’s Music), Special Reserve (Midshipman) -que venía de superar al vencedor en el Phoenix- y el propio Dr. Schivel, pasando los 400 metros iniciales en 21s91/100 y los 800 tras 44s11/100 y cerrando en estupendos 1m8s49/100.

Propiedad del Eclipse Thoroughbred Partners y adquirido por apenas 180.000 dólares como yerling en las ventas de septiembre de 2018 en Keeneland, Aloha West sólo pudo debutar en febrero de esta temporada, con 4 años ya entrados y nunca terminó más allá del quinto puesto.

“Sabía que iba a haber un montón de velocidad en la carrera y que nosotros no la teníamos y que íbamos a venir desde el fondo. Me dio todo lo que tenía, pero no sabía si íbamos a poder alcanzar, aunque finalmente lo logramos y puso su cabeza adelante justo en la meta. Para ser sincero, tenía un 60 por ciento de seguridad de que lo habíamos conseguido”, contó Ortíz.

Criado en Maryland, Aloha West le dio a Catalano su cuarta conquista en la Breeders’ Cup. Al respecto, el entrenador contó: “Es un gran momento para lograr una victoria como esta, con pocos caballos a cargo y habiendo estado muchos años en el negocio, cincuenta y contando… Me reinventé muchas veces y ahora quiero disfrutar de algunos buenos caballos y de mis nietos”.