El retiro de los partidores de Arellano parecía facilitarle las cosas, pero su escolta lo obligó a exigirse al máximo hasta el final

LA PLATA.- Con Arellano (Angiolo) retirado de los partidores, todo parecía bastante más sencillo para que Alrededor del Sol se quedara con la final del Clásico Precoces (800 m, arena), el viernes último en el Bosque. Así fue nomás, en parte, pues el favorito terminó primero; sin embargo, debió exigirse más de la cuenta para derrotar a un rival que descontó mucho en el cierre como Príncipe Yon (Sabayón), al que ya había superado en la clasificatoria. Aquella vez había sido de 5 largos la diferencia entre ambos, pero ahora se redujo a 3/4 de cuerpo, y da la impresión de que en más distancia, tranquilamente, el orden puede cambiar.

Con Brian Enrique en sus riendas, el potrillo del Stud Juanse vino peleando adelante con Príncipe Yon, estirando ventajas en el derecho que, parecía, serían contundentes. Pero Cristian Velázquez, jinete del escolta, lo sacó a mitad de cancha en los 200 metros y el potrillo reaccinó, recortando, aunque no lo suficiente, con el cronómetro clavándose en 45s57/100 para la distancia. A 6 cuerpos, Juan Oberón (Juan Talentoso) completó la trifecta, con El Clavelito (Asiatic Boy) cerrando la marcha a otros 8, volviendo a largar retrasado, como le había sucedido hace una semana en San Isidro. 

Criado por el Haras El Paraíso, que dio doblete jerárquico en la fecha, Alrededor del Sol es preparado por Francisco Arreguy y se transformó en otra cría de Angiolo que hace de las suyas en los turnos de precoces. En su caso, se trata de la sexta cría de Salvaluna, Sebi Halo que venció en 3 oportunidades y que ya produjo también a Estela de Luna (Il Campione), triunfadora en 4 ocasiones, incluído el Handicap Haras San Benito, también esta temporada. La yegua es hermana entera de la clásica Sussex Corner, ambas nietas de la G3 Lazy Moon (Ahmad).

Alrededor del Sol mantuvo su invicto en la final del Clásico Precoces para machos y seguramente será protagonista en los primeros clásicos para la camada 2020 en el Bosque, donde deberá cruzarse con Arellano y también con Príncipe Yon, que quedó con la sangre en el ojo y sediento de tener la posibilidad de una revancha.