El jockey ejecutó a la perfección la táctica diseñada junto a Diego Peña, entrenador del ganador del Gran Premio Miguel A. Martínez de Hoz (G1)

Altair Domingos es desde su llegada al país uno de los máximos referentes entre los jockeys. En esta nueva “era post Falero” el brasileño aspira a tener un 2020 pleno, libre de los problemas físicos que lo vinieron aquejando en los últimos meses.

No podía tener mejor forma de arrancarlo Domingos, que este sábado en el Hipódromo de San Isidro se quedó con el primer G1 de la temporada montando a Imperador en el Gran Premio Miguel A. Martínez de Hoz.

El profesional dejó sus impresiones sobre la conquista del crédito del Stud RDI: “Hay que felicitar a todo el equipo del caballo, que hizo un gran trabajo. Cuando vimos con Diego -Peña, el cuidador- las anotaciones tomamos la decisión de correr de punta, aunque algún rival pudiera molestarnos. El caballo remató la carrera igual que lo había hecho en el trabajo, corriendo muy fuerte. Le había dicho a Diego que íbamos a ganar, porque andaba bárbaro”.

Luego, sobre el desafío grande que se viene, Domingos cerró:“Ahora tenemos el Latino y muchos caballos de afuera son bravos; hay que analizar la carrera y cómo se dará para ver si se puede repetir la táctica, aunque será totalmente distinta al Martínez de Hoz.