La hija de South Kissin sobresale en el último de los pases jerárquicos previstos para este miércoles en San Isidro

El último de los tres pases por encima del nivel común que tendrá la jornada de carreras prevista para este miércoles en el Hipódromo de San Isidro lo aportará el Handicap Jardy, el caballo francés hijo de Flying Fox que fue uno de los mejores de su tiempo en Europa y llegó a la Argentina como padrillo para el Haras Los Cardos, de Carlos Luro, ganando aquí la estadística de padrillos de 1919, justo el año de su temprana muerte.

Con 1200 metros de recorrido sobre pista de arena, y para yeguas desde los 5 años, tiene en Amanecida Kiss (South Kissing, 57) a su topweight y a su máxima candidata. Atendida por Darío Periga en Santa Rosa, La Pampa, pero presentada por Lucio Pera, la alazana buscará borrar de un plumazo su tropiezo en el Handicap Tapa de Palermo, actuación antes de la cual había conseguido 3 victorias consecutivas, incluído el Handicap Petite Ecurie, bajo las mismas circunstancias que enfrentará ahora.

En su camino se cruzan la arrimadora Giant Kiss (Fortify, 54 1/2), que se encuentra con una ocasión ideal para trascender, y la enrachada Pronta Vida (Qué Vida Buena, 54), que a sus 6 años viene de lograr 2 victorias al hilo y llevará a Brian Enrique en sus riendas. En tierra de sorpresas, Quinara (Daniel Boone, 52 1/2) lo viene haciendo más que bien y va muy livianita…