Estrenando cuidador, se llevó el Clásico Apertura (G2) de Palermo, la primera prueba de grupo de la temporada

La caballeriza Rubio B. terminó la temporada anterior ganando el Gran Premio Carlos Pellegrini (G1) con Il Mercatto (Not for Sale), y ahora abrió el 2019 con otro triunfo “disfrutable” al máximo. En su reprise, y ahora a cargo de Juan C. Etcehchoury (h.), American Song apeló a toda su calidad y a la mano potente del jockey brasileño José da Silva para quedarse con el Clásico Apertura (G2-2200 m, césped), central de la tarde de sábado en el Hipódromo Argentino de Palermo, la misma prueba en la que hace doce meses había llegado tercera de La Extraña Dama (Catcher In the Rye).

Hija de Stripes Song, en la maravillosa American Whisper (Quiet American), el mismo vientre del que nacieron los G1 Mystery Train y American Tattoo, ambos por Not for Sale, la zaina criada en La Pasión vino siempre con acción convidadora mientras adelante French Beach (Treasure Beach) marcaba el ritmo, aunque con “fecha de vencimiento”. 

No perdió un metro Da Silva, manteniendo siempre por los palos a American Song, que al pisar la recta se encontró sola al frente cuando el resto se abrió un tanto. Atacó por el centro la favorita Sweet Mana (Easing Along) y rebotó, y el mismo destino corrieron luego las cargas de Hasta Vencer (Malibu Moon) y Joy Rosetta (Fortify), finalmente segunda y tercera a pescuezo y medio cuerpo, respectivamente.

Titular del Clásico Juan Shaw (G2) y escolta de Adora Nistel (Van Nistelrooy) en el último Estrellas Distaff (G1), American Song volvió con todo y vuelve a ilusionar a su gente con una gran campaña. Rendidora tanto en el césped como en la arena, quizás busque el doblete en el Shaw para luego encarar el Campeonato Palermo de Oro, incluída la posibilidad de clasificar al Breeders’ Cup Distaff (G1) en el Gran Premio Criadores (G1). Tiempo de soñar en grande con American Song.