Resta conocerse el resultado del análisis de sangre y concretarse el pago para que su venta quede sellada

La venta de American Tattoo entró en su fase final. Los contratos están firmados y, si bien se esperaba que la historia se resolviera favorablemente ayer, el cierre se dilató por unas horas ante la demora en la llegada de los resultados del análisis de sangre.

El histórico Calumet Farm de los Estados Unidos será el dueño de la mitad de la propiedad del hijo de Not for Sale, con el porcentaje restante quedando en manos del Stud Juan Antonio. Si todo sale como está previsto el zaino no correrá el Jockey Club (G1) y viajará en breve hacia los Estados Unidos, donde será preparado por Todd Pletcher, uno de los cuidadores líderes allí y que por estas horas tiene entre sus pupilos a otros buenos caballos locales como Hi Happy (Pure Prize) y Village King (Campanologist).

Horas críticas entonces en la negociación por el mejor potrillo de la generación. Con el resultado de la sangre en la mano, se procederá al pago y todo quedará sellado.