El caballo argentino correrá este domingo en Saratoga el Birdstone Stakes (L), ante rivales de buenas tabuladas

SARATOGA SPRINGS, New York (Especial para Turf Diario).- Tras poco más de cuatro meses, y cambio de cuidador de por medio, llegó el momento de volver a las pistas para el G1 argentino American Tattoo en los Estados Unidos. Ahora preparado por Jack Sisterson, que fuera asistente de Doug O’Neill en California y que trabaja para Calumet Farm, socio con el Stud Juan Antonio en el hijo de Not for Sale, se presentará este domingo en el Birdstone Stakes (L) de Saratoga (US$ 100.000 en premios), sobre muy exigentes 2800 metros de arena.

Si reprisar es complicado, mucho más lo es hacerlo sobre una distancia tan extensa, aunque, en favor del ganador de la Polla de Potrillos de 2018 en Palermo está que ya tiene experiencia al respecto.

Con trabajos variados en Keeneland, sin floreos, pero recorriendo varias veces entre 1000 y 12000 metros, American Tattoo buscará recuperarse de sus pobres experiencias recientes, cuando quedó undécimo en el William L. McKnight Stakes (G3) y noveno en el Hal’s Hope Stakes (G3), ambos en Gulfstream Park.

Antes bajo la preparación de Todd Pletcher, la campaña del caballo criado por el Haras La Pasión en los Estados Unidos fue siempre bastante irregular, mezclando victorias con fracasos, y un único arrime cuando fue tercero en el Marathon Stakes (G2) de Santa Anita Park. Dueño de un par de condicionales, sumó además el H. Allen Jerkens Stakes (L) en Gulfstream Park, y ahora buscará, de la mano de la madurez, encontrar su mejor forma.

Tyler Gaffalione estará en las riendas de American Tattoo, que compartirá el peso máximo de 120 libras junto con Moretti (Medaglia D’Oro), justamente, el candidato a llevarse la victoria. Su ascenso en los últimos meses ha sido pronunciado, y tras quedarse con el Flat Out Stakes (L) se despachó con un notable segundo de Tacitus (Tapit) en el Suburban Stakes (G2), aunque lejano (a 8 3/4 cuerpos), muy valioso.

Múltiple placé de G1, Standard Deviation (Curlin) es otro nombre que promete estar en la definición, al igual que You’re to Blame (Distorted Humor), entre cuyas tabuladas figura un triunfo en el Greenwood Cup Stakes (G3) y un segundo en el Pimlico Special (G3).

Y también correrá Rocketry (Hard Spun), que busca parecerse al que en noviembre de 2018 ganó en Chuchill Downs el Marathon Stakes (G2).