La hija de Santillano superó por 4 cuerpos a Renio Joy en el kilómetro de Palermo, con Calzonetti cerrando la marcha en su reprise

De regreso a la arena del Hipódromo Argentino de Palermo, Anguila de Coral se hizo fuerte ante los machos y alcanzó la victoria más importante de su campaña en el Clásico Aristophanes (1000 m, arena pesada), la prueba más importante de la jornada del domingo.

De sólida campaña en las condicionales, como que sólo una vez quedó afuera de la trifecta, y previo buen paso por el Handicap Sandal de San Isidro, cuando terminó tercera, la hija de Santillano fue protagonista desde tempramo y afirmó su paso en la segunda mitad del desarrollo.

Reprisando tras 1108 días sin correr por lesiones en las entrecuerdas de sus manos, Calzonetti salió presto de las gateras para asumir decididamente el liderazgo de la prueba, con Anguila de Coral persiguiéndolo y Renio Joy (Fortify) recibiendo un golpe descalificador por parte de Igualito A Tí (In the Dark) y que le complicó sus posibilidades.

El tordillo se mantuvo adelante hasta los 500 metros, donde empezó a sentir el rigor para empezar a quedarse y terminar cerrando la marcha a 14 1/2 cuerpos, y fue allí donde Anguila de Coral se hizo dueña de todo, manteniendo a raya a un Renio Joy que lo intentó todo y pese a todo, aunque sin lograr alcanzar a la yegua.

Con Francisco Arreguy (h.) en sus riendas, la alazana del Stud Martina presentada por Leonardo Rodríguez se afirmó y llegó al disco con 4 cuerpos de ventaja sobre Renio Joy, de excelente labor, aunque mucha bronca entre sus allegados por aquella partida entre golpes.

Igualito a Ti terminó tercero a otros 5 largos, con Le Bronx (Le Blues) en cuarto y Calzonetti en el final, esperando por un post carrera favorable y que le permita a Walter Suárez y María F. Alvarez pensar en lo que viene. El tiempo de la carrera fue de 54s93/100, excelente pro donde se lo mire.

Criada por el Haras La Pasión, Anguila de Coral es hermana materna de Andaz (Exchange Rate), ganador del Clásico Velocistas en La Punta y buen cuadrero, y su abuela no es otra que la recordada Astrológica (Senor Pete), que supo vencer en 13 ocasiones en los ’90, incluído el Gran Premio Estrellas Junior Sprint (G1) y varios clásicos, en una familia de amplio desarrollo en el Haras La Quebrada.