A la hija de Angiolo le sobran rivales en el clásico de la corta, donde el Campeón Millero Zillion Stars busca refundar su campaña, confiado al astro brasileño Jorge Ricardo

El triplete de clásicos que aguarda este sábado en el Hipódromo de San Isidro se cerrará con un verdadero carrerón: el Santiago Lawrie (G3-1000 m, césped), donde se medirán muchos de los mejores velocistas del momento, con el agregado del arribo a la categoría de Zillion Stars (Cityscape), Campeón Millero de 2021 y que buscará refundar su campaña.

Si bien no estarán en los partidores ni Labrado (Le Blues) ni Arellano (Angiolo), las referencias actuales en la división, sí lo harán otros caballos de enormes antecedentes y que promete un espectáculo de emoción total.

Tanta es la calidad existente que cuesta sobremanera establecer un orden de preferencias, aunque la potranca Ansia Clara (Angiolo) se ubica apenas un pasito al frente, intentando aquí cortar una larga serie de arrimes. Tras imponerse en el La Troienne (L), fue segunda en el Unzué (G1), en el Bosch (G3) y en el Miss Terrible, además de tercera en el Arenales (G3). Quizás ahora su atropellada encuentre el instante preciso para aparecer en escena y quebrar.

Simpática Peluquera (War Command), la otra yegua del grupo, no rindió lo esperado en el Olavarría (G3), cuando fue cuarta de Glory Bomb (Hit It a Bomb), pero antes se había quedado con el Potri Pe y con el mencionado Bosch, razones suficientes para ubicarla en un lugar de privilegio.

León Americano (Zensational) viene de ser quinto de Labrado hace unos días en el Ciudad de Buenos Aires (G1) y va por una rápida revancha, mientras que, largando bien abierto, Comopudosucederme (Compasivo Cat) tratará de mostrarse tan eficiente como cuando hace 3 meses le ganó a Piedra Preciosa (In the Dark) en el Clásico Jerry Honor.

Humor Sabatino (Sabayón) es un ligero de probada experiencia, y Maranelo (Holy Boss) es mucho más de lo que mostró en la más reciente, sobre cancha pesada.

Y quedan para el final Ser Sincero (Fortify) y el mencionado Zillion Stars. El primero retorna a la categoría donde hizo ruido de potrillo luego de un paso atendible en la media distancia, aunque sin los resultados esperados. En tanto, el tordillo, al que se subirá Jorge Ricardo, que viajó  especialmente desde Brasil, baja a la corta con ejercicios potentes en Palermo, la sanidad de su lado y su clase de campeón como arma envidiable.