La hija de Angiolo se impuso prácticamente de punta a punta, con la favorita volviendo loco a William Pereyra, su jockey, echándose adentro todo el tiro para terminar segunda a 3 cuerpos

Ansia Clara quema etapas con eficiencia y se proyecta como una sprinter de gran futuro. Siempre se luce en las mañanas, pero la mejor parte es que a la tarde repite. Después de pagar el derecho de piso en el plano superior ante Che Maga (Violence) en Palermo, la hija de Angiolo volvió a la recta de césped del Hipódromo de San Isidro para dar la nota en el Clásico La Troienne (L-1000 m).

El combo de las virtudes propias de la potranca del Stud Los Patrios se “combinó”  con la indocilidad que mostró durante todo el desarrollo la enorme favorita Roman Garella (Remote), imposible de controlar para William Pereyra, echándose hacia adentro en cada paso y desgastándose en esa “lucha interna”.

Ansia Clara fue la contracara, largando bárbaro por dentro, buscando rápido la mitad de la cancha y mostrando paso firme en todo momento para desprenderse de los 200 metros al disco y terminar derrotando por 3 cuerpos a Roman Garella, que de haber corrido “normal”, seguramente le hubiera presentado pelea.

A la cabeza, Durmia (Cityscape) completó la trifecta, con el mismo margen de diferencia sobre Forty Vise (Fortify), que terminó cuarta, todo tras 54s90/100, tiempo bastante más veloz respecto de los 55s43/100 que demoró Qatarí (Lizard Island) en llevarse un rato más tarde el Handicap Ringaro.

Al cuidado de Eduardo Accosano y con Iván Monasterolo en sus riendas, Ansia Clara llegó a su tercera victoria en 6 salidas, con 2 segundos y 1 tercero, sumando premios por 6.018.750. La zaian es la primera cría de la placé de G3 Buena Piel (Hurricane Cat), en una línea materna argentina en la base, pero que hizo pie en Chile hace algunos años. Con el triunfo, Angiolo llegó a los 35 hijos titulares clásicos.