El potrillo y el dos veces campeón estarán otra vez frente a frente, en un duelo que cerrará, muy tarde, la serie de G1 del miércoles

Habrá que esperar, y mucho (se largará, por horario, sólo a las 20:40, un despropósito…) para que este miércoles llegue la que pinta con ser la carrera del día: el Gran Premio Ciudad de Buenos Aires (G1-1000 m, arena), primer cruce de máxima escala para los velocistas de la temporada.

Será la batalla del rey contra el príncipe que viene haciendo méritos para calzarse la corona; la del caballo consolidado que quiere volver a ser, contra el potrillo entonado y agrandado de la mano de su juventud. 

Arellano y Labrado; Labrado y Arellano, estarán frente a frente en la recta porteña en un choque que ya traspasó largamente las tribunas y se trasladó hacia las redes sociales, donde se hacen apuestas sobre cuál de los dos más podrá más: si el Angiolo o el Le Blues, con cuna común en el Haras El Paraíso.

Habrá otros 9 participantes -se anuncia la baja de El Porfeado (Emperor Richard)-, es cierto, pero las miradas estarán mayoritariamente sobre aquello, más allá de que carreras son carreras y siempre hay que correrlas.

Arellano está imparable, con 5 triunfos consecutivos entre San Isidro y Palermo y que incluyeron el Gran Premio Félix de Alzaga Unzué (G1) y los clásicos Irlanda (G3) y Estados Unidos de América (G3).

Labrado, por su parte, acaba de ser consagrado por segunda temporada seguida como Campeón Velocista y vuelve tras un breve descanso al que fue sometido tras su tercer lugar en el Unzué, justamente en el gran premio que hace un año se le escapó sobre el disco ante la crack uruguaya Girona Fever (Texas Fever).

Para muchos las yeguas son más rápidas que los machos, y esta vez la encargada de buscar ratificar esa vieje máxima burrera será la tordilla Piedra Preciosa (In the Dark), apostando a una lucha sin cuartel adelante y que le permita darle rienda suelta a su siempre peligrosa atropellada.

Tras larga pausa regresa Marshall Patrol (Violence), al que siempre se tuvo como bueno, mientras que el ascendente Señor de Salva (Sebi Halo) intentará seguir por la misma senda y León Américano (Zensational) busca revancha, tras la mala suerte que tuvo en el Estados Unidos.