El hijo de Galileo derrotó ampliamente a Sangarius en el Melodi Media Huxley Stakes (G2) de Chester, en Inglaterra

CHESTER, Inglaterra (Especial para Turf Diario).- Otro gran regreso se produjo en el hipódromo local. Como con Japan (Galileo) en el Ormonde Stakes (G3), ahora el Team Ballydoyle y Aidan O’Brien vieron volver al ruedo de la mejor forma a otra de sus cartas interesantes para la temporada que recién comienza.

Caballo de clase, Armory fue contundente para derrotar por 3 cuerpos al bueno de Sangarius (Kingman) en el Melodi Media Huxley Stakes (G2-2100 m, césped de bueno a blando), la prueba central del viernes. Con Ryan Moore en su montura, el hijo de Galileo hizo pesar su catarata de antecedentes importantes para sacarse de encima la inactividad y empezar a pensar en los grandes desafíos que parece tener por delante. 

Con campaña ante los mejores, como Enable (Nathaniel), Pinatubo (Shamardal), Siskin (First Defense), Sir Dragonet (Camelot) y Magical (Galileo), entre otros, fue el cuarto festejo gradual para el zaino, que a los 2 años había dado la nota venciendo en el Tyros Stakes (G3) de Leopardstown y en el Futurity Stakes (G2) de The Curragh, para en 2020 alzarse en esa última pista con el Royal Whip Stakes (G3), todo eso sin contar su segundo en el National Stakes (G1) y en el Cox Plate (G1) australiano, y el tercero de Víctor Ludorum (Shamardal) en el Prix Jean-Luc Lagardere (G1) francés.

Cuando se lo consultó a Moore por Armory, comentó: “Es un muy buen caballo con un golpe de velocidad letal. No se le dio el desarrollo ideal, pero tiene mucha clase como para superar ese tipo de circunstancias”. Por su parte, Aidan O’Brien, feliz, expresó: “Ha madurado muchísimo y su cambio de ritmo es increíble. Lo vimos muy bien durante su descanso en el invierno y había tenido una gran actuación la temporada anterior en Australia. Las cosas anduvieron muy bien y estamos contentos de haberlo visto ganar así. Después de esta carrera quizás caminemos hacia la Tattersalls Gold Cup (G1), dentro de dos semanas o pensemos en el Prince of Wales’s Stakes (G1) de Royal Ascot. Siempre creímos que su distancia son los 2000 metros”.

En Chester también se resolvió el Polonia Stakes (L-1100 metros, césped de bueno a blando) y en el que Measure of Magic (Kodi Bear) fue mucho más que sus rivales, aventajando por 3 1/4 cuerpos a Russian River (Dandy Man), bajo la preparación de Johnny Murtagh y conducida por Ben Coen.