Con el hijo de Deep Impact el entrenador Aidan O’Brien buscará ganar por undécima en la apertura de la Triple Corona

NEWMARKET, Inglaterra (Especial para Turf Diario).- La coronación de Carlos III será uno de los datos salientes aquí el próximo sábado, aunque para el mundo hípico tan importante hecho dentro de la nobleza quedará en un segundo plano ante una nueva edición de las QIPCO 2000 Guineas (G1), sobre la tradicional milla de recta de Newmarket.

La carrera que se corre desde 1809 y que marca el comienzo de la Triple Corona aquí, que se completa con el Epsom Derby (G1) y con el St Leger (G1), tendrá 14 participantes, con el entrenador Aidan O’Brien buscando quedarse con la copa por undécima ocasión en su trayectoria presentando dos cartas fuertísimas y que aparecen como los principales candidatos para terminar adelante: Auguste Rodin (Deep Impact) y Little Big Bear (No Nay Never).

King of Kings (Sadler’s Wells, 1998), Rock of Gibraltar (Danehill, 2002), Footstepsinthesand (Giant’s Causeway, 2005), George Washington (Danehill, 2006), Henrythenavigator (Kingmambo, 2008), Camelot (MOntjeu, 2012), Gleneagles (Galileo, 2015), Churchill (Galileo, 2017), Saxon Warrior (Deep Impact, 2018) y Magna Grecia (Invincible Spirit, 2019) le dieron a O’Brien sus anteriores éxitos en las 2000 Guineas, y esta vez las mayores opciones recaen sobre Auguste Rodin, que llevará en sus riendas a Ryan Moore.

En la notable campeona Rhododendron (Galileo), el potrillo perdió debutando en The Curragh para luego imponerse cómodamente en Naas, sumar más tarde el KPMG Champions Juvenile Stakes (G2) en Leopardstown y cerrando su campaña como dos años imponiéndose en el Vertem Futurity Trophy Stakes (G1) de Doncaster.

Similar fue el paso durante 2022 de Little Big Bear, que ahora llevará en sus riendas a Wayne Lordan. Perdió en su primera muestra en The Curragh, pero luego hilvanó 4 conquistas al hilo, en una seguidilla que incluyó el Windsor Castle Stakes (L) de Royal Ascot, el Jebel Ali Racecourse And Stables Anglesey Stakes (G3) y el Keeneland Phoenix Stakes (G1), los dos últimos en The Curragh.

Saliendo de los Coolmore boys, el tercero de los candidatos es Chaldean (Frankel), de Juddmonte Farms, con Frankie Dettori en sus riendas y que vuelve con la sangre en el ojo, tras la rodada que sufrió en la largada del Watership Down Stud Too Darn Hot Greenham Stakes (G3) de Newbury, hace 2 semanas. Al cuidado de Andrew Balding, se impuso en el Tattersalls Acomb Stakes (G3) y en el Coral Champagne Stakes (G2) como preámbulo de su notable conquista en el Darley Dewhurst Stakes (G1), sobre la misma pista en que competirá ahora, aunque sobre 1400 metros.

El equipo conformado por el entrenador Roger Varian y el jockey David Egan se la juega con Sakheer (Zoffany), que se despidió allá por septiembre el Dubai Duty Free Mill Reef Stakes (G2) y ahora vuelve al ruedo dispuesto a convertirse en gran figura de la generación.

Una de las probables sorpresas es Royal Scotsman (Gleneagles), ganador del Richmond Stakes (G2) en Goodwood y escolta de Chaldean en el Darley Dewhurst Stakes, mientras que Godolphin apuesta todo por Silver Knott (Lope de Vega) y Noble Style (Kingman), el primero vencedor en el Solario Stakes (G3) y en el Autumn Stakes (G3), además de haber sido segundo en el Breeders’ Cup Juvenile (G1), y el restante dueño del Gimcrack Stakes (G2).