La yegua del Stud Los Betos volvió a batir Angioletha, ahora por 1 1/2 cuerpo y para quedarse con el Clásico Olavarría

Avarizza está en un gran momento, y lo confirmó este sábado sobre el césped del HIpódromo de San Isidro quedándose con el Clásico Olavarría (G3-1000 m), donde volvió a vencer a Angioletha (Angiolo), ahora por 1 1/2 cuerpo.

La hija de Qué Vida Buena venía de contener por apenas el hocico a esa misma rival en el Clásico Miss Terrible, pero ahora, con un trámite algo diferente, pudo doblegarla con muchísima más comodidad.

Aquella vez, la yegua del Stud Los Betos había sacado más ventaja al frente, situación que esta vez Brian Enrique pudo controlar, conteniéndola un poco en la parte inicial para guardar algo más de resto, pensando en esos siempre duros 300 metros finales de la recta norteña.

Con parciales de todas formas violentos, como esos 21s87/100 para los 400 iniciales (dudosos, por cierto…) y los 43s64/100 en que pasaron los 800, Avarizza mantuvo el paso y nunca perdió potencia, evitando así que Angioletha esta vez se arrimara, liquidando el pleito al cabo de 55s45/100. Para la escolta fue otra muy buena labor, que también la ubica en un plano importante entre las velocistas que actuán sobre el césped.

A medio largo Jumpy Spring (Full Mast) completó el podio, sin atropellar con tanta fuerza esta vez, delante de Piedra Preciosa (In the Dark), que en su primera incursión sobre el terreno vegetal llegó a 2 1/4 cuerpos de la ganadora.

Atendida por César Peralta y criada por el Haras Don Florentino, Avarizza tiene por madre a Intensamente (Intérprete), ganadora dual en su campaña y que ya produjo otras 3 crías muy corredoras, en una gran familia del Haras La Quebrada, pero dentro de una rama que desarrolló a partir de Raclette (Southern Halo) el desaparecido Haras Santa Victoria.

Para Avarizza ahora son 5 triunfos sobre 8 presentaciones, todos ellos en la grama de San Isidro, y sube peldaño a peldaño en el ranking de las velocistas, arrimando, incluso, expectativas para ir a pelearle a los machos en las carreras más importantes de la división. Lo bueno es que, para eso, todavía tiene tiempo.