El hijo de Angiolo perdió terreno al pisar el derecho, pero quedó libre, atropelló abierto y tapó cerca del disco a su compañero Lofoten

LA PLATA.- De potrillo se le había negado en un par de ocasiones el triunfo clásico al bueno de Aymaraes, que este martes en el Bosque “pagó” esa deuda quedándose con el Julio Corte (L-1100 m, arena), prueba central de  la reunión y una de las más difíciles en las que haya competido.

A sus 4 años, el hijo de Angiolo encabezó la exacta de la caballeriza La Cuota y del preparador Angel Piana superando casi sobre el disco y atropellando abierto a su compañero Lofoten (Lucky Island), justo cuando este había conseguido inclinar la balanza en su favor en su duelo particular con Hit Tifón (Hit It a Bomb), finalmente clasificado tercer, con 1/2 y 3/4 cuerpo entre ellos.

Nunca vino demasiado lejos Aymaraes, mientras Super Bamb (Super Saver) marcaba el camino pasando los 400 metros iniciales en 23s54/100 y los 800 tras 47s9/100. Todo pareció ponerse bastante feo para el ganador al llegar la recta, cuando pareció perder acción, ajustado entre Hit Tifón y su compañero.

Pero cuando quedó libre y por la mitad de la pista, a pesar de haber perdido algo de terreno, arrancó de nuevo, remontó y llegó a dominar justo en el tramo final, sellando la mejor victoria de su campaña en un tiempo destacado de 1m4s79/100, en una cancha que no estuvo demasiado elástica. En las riendas del ganador se lució Miguel O. Sosa, sobre todo por no darse por vencido cuando parecía que la cuestión se ponía fea.

El ganador fue criado por el Haras Cañada Negra y es la segunda cría de Interbella (Intérprete), que también produjo a los vencedores múltiples Shades of Mystic (Sebi Halo) y a Abbott Lake (Angiolo). La abuela de Aymaraes no es otra que la excelente La Asturianita (Louis Quatorze), ganadora clásica en la corta y que produjo a Asturiola (Angiolo), titular de 7 victorias en San Isidro y Palermo, incluso el Clásico Francia. La Asturianita es hija a su vez de la recordada sprinter Shape (Senor Pete), que en La Providencia produjo al formidable cuadrero Sharper (Johannesburg) y a la G2 Scarlatt (Orpen), luego vientre del G3 Scarlatti (Easing Along) y de Scotish Star (Key Deputy), vencedora en el Gran Premio Polla de Potrancas (G1) de 2020.