El caballo de Firmamento, ganador del Gran Premio San Isidro (G1), se mide con Zillion Stars y Subsanador en la milla del norte

Dentro de una tarde repleta de calidad, el Gran Premio Joaquín S. de Anchorena (G1-1600 m, césped) propone un cruce fantástico, aún más allá de la lamentable baja de Don Empeño (Exchange Rate), el doble ganador del Joaquín V. González (G1) y que, como comentara ayer en estas páginas Carlos D. Etchechoury, su entrenador, quedó al margen por problemas físicos.

La gran prueba de la media distancia sobre el césped del Jockey Club tiene candidatos de sobra, en una lista que encabeza el ascendente Bamb Craf, que encontró en esta pista y distancia su lugar en el mundo, tal como lo demostró cuando venció con notable solvencia al mencionado Don Empeño en el Gran Premio San Isidro (G1), hace poco más de 2 meses.

Será una verdadera prueba de fuego la que enfrentará ahora el caballo del Stud-Haras Firmamento, cruzándose, por ejemplo, con Subsanador (Fortify), el virtual Campeón 2 Años de la temporada, y Zillion Stars (Cityscape), en pos del double-event, tras llevarse esta misma prueba hace doce meses.

Aquél, ganador de los grandes premios Montevideo (G1) y Estrellas Juvenile (G1), salió de escena tras terminar quinto en el Gran Premio Polla de Potrillos (G1) y ahora pega la vuelta con los 10 puntos de rigor y las ilusiones por el cielo; el tordillo, en tanto, se sacará de encima una inactividad de 259 días, otra vez en manos de Jorge Mayansky Neer, con el que levantaba el título en 2021.

Carlos D. Etchechoury se la juega con la notable potranca Manuca (Agnes Gold), que dejó óptima impresión venciendo en el Clásico Carlos P. Rodríguez (G2) y que intentará convertirse en la primera hembra en vencer en el Anchorena desde que Infiltrada (Footstepsinthesand) lo consiguiera allá por 2013.

Y no pueden pasarse por alto las presencias de El Patio (Il Campione) y Nochero Querido (Most Improved), 1-2 en el Urbano de Iriondo (L), este último reprisando, ni del arrimador Royal Rimout (Remote), el bravo Santo Dios (Easing Along) y el invicto Satu (Equal Stripes), que bajo un diluvio viene de ganar por 20 cuerpos y da la sensación de ser uno de esos caballos diferentes…