La destacada yegua de Firmamento fue servida en 3 oportunidades por Fortify, sin éxito; irá por una campaña más en 2021

Bamb Harlan fue una de las mejores yeguas que en el último par de años disfrutó el Haras Firmamento, destacándose hasta cuando le tocó enfrentar a los machos y aún después de haber estado casi al borde de la muerte cuando un cólico la atacó de potranca. Juan Carlos Bagó y su equipo habían decidido retirarla para la reproducción, pero ahora la hija de Harlan’s Holiday volverá al entrenamiento para buscar más y mejores logros.

Las razones las explica Ezequiel Valle, parte del equipo de la divisa de la gaviota: “Se la sirvió 3 veces con Fortify y quedó vacía. Necesita de un tratamiento para quedar preñada y, como ya no dan los tiempos esta temporada, regresará al stud. En principio, viajará a Villa Elisa para comenzar a varear y cuando esté lista irá al stud en San Isidro, siempre supervisada por Alfredo Gaitán Dassié y nuestro equipo”.

En Bamb Halo (Southern Halo), y hermana materna del ganador clásico Seattle Bam (Seattle Fitz) y de la placé de G3 Bambuca Nistel (Van Nistelrooy), Bamb Harlan se mantuvo invicta durante sus dos primeras salidas a los 3 años, venciendo al debutar en la milla de Palermo para luego quedarse con el Clásico Francisco J. Beazley (G2).

Favorita en el Gran Premio Selección (G1), quedó sólo novena de Care Lady (Equal Stripes), para volver en enero de 2018 con otro triunfo condicional. Enseguida finalizó tercera en el Clásico Bullrich (G2) para pasar por el quirófano por aquél cólico. A su retorno llegaría lo mejor, quedándose con los clásicos Los Criadores (G2), Benito Villanueva (G2) -ante los machos-, Marcos Levalle (G2) y Manuel F. y Emilio Gnecco (G3), y terminando segunda en el Gran Premio Joaquín S. de Anchorena (G1) -otra vez ante los muchachitos- y en el Gran Premio Estrellas Distaff (G1). Además, también fue escolta en los clásicos Carlos Tomkinson (G2) y Jockey Club de Rosario (G3) y cuarta en el Gran Premio Criadores.

A los 6 años Bamb Harlan vuelve al entrenamiento enfocando el Campeonato Palermo de Oro en el Argentino, siempre el primer gran atractivo para las yeguas en cada temporada, con los grandes premios Gilberto Lerena (G1) y Criadores (G1) como pases centrales. Para la cabaña es una pena perderse por ahora de una madre excepcional. Para los hípicos, es una alegría poder seguir disfrutándola. Cosas que tiene el turf.