El caballo de Shadwell llegó al poker en la prueba de la velocidad por excelencia en Goodwood y ratificó su posición como líder de la división

CHICHESTER, Inglaterra (Especial para Turf Diario).- Ganar el King George Qatar Stakes (G2-1000 m) de Goodwood no es fácil; pero llevarse el trofeo en cuatro ediciones consecutivas directamente es algo sólo reservados para los elegidos.

De semejante hazaña podrá presumir desde este viernes el fantástico Battaash, que ratificó su dominio en la velocidad inglesa con una demostración de superioridad y consistencia realmente fantástica.

Ya se lo había visto fantástico para quedarse hace un mes con el King’s Stand Stakes (G1) de Royal Ascot, y ahora le tiró por la cabeza a sus rivales todo su talento para no dejarles ni la más mínima ilusión de vencerlo. Siempre en el ruido, ya por la mitad del recorrido asomaba al frente para luego desprenderse hasta arribar al disco con 2 1/4 cuerpos de ventaja sobre Glass Slippers (Dream Ahead), con Ornate (Bahamian Bounty) en tercero al pescuezo.

Como para que la tarde fuera histórica por completo, el hijo de Dark Angel y Anna Law (Lawman) propiedad del Sheikh Hamdan y su Shadwell Stable marcó un nuevo récord de pista: 55s62/100, bastante por debajo de la marca previa de 56s1/100 que estableció Rudi’s Pet (Don’t Forget Me) cuando se impuso en esta misma carrera, pero en 1999.

Jim Crowley se lució en las riendas del crack preparado por Charlie Hills , y su futuro tiene dos citas más esta temporada: el mes próximo en el Nunthorpe Stakes (G1) y en octubre, cuando se corra en ParisLongchamp el Prix de l’Abbaye de Longchamp (G1).

La tarde en Goodwood si de clásicos se habla se abrió con el Saint Clair Oak Tree Stakes (G3-1400 m, césped), donde la doble ganadora de G1 One Master (Fastnet Rock) tapó prácticamente sobre el disco a Valeria Messalina (Holy Roman Emperor), que había dominado por los 200 metros y parecía hacerse inalcanzable. Al cuidado de William Haggas y con Tom Marquand “up”, la favorita pudo recuperarse tras arrancar el 2020 con un par gestiones bastante por debajo de su mejor forma.

Por su parte, el Bonhams Thoroughreds Stakes (G3-1600 m) ofreció un final discutible, pero que fur confirmado por los comisarios. Mientras el favorito Khaloosy (Dubawi) no mostraba empuje en el final, Tilsit (First Defense) dominaba, se echaba adentro y hacía golpear contra los palos a My Oberon (Dubawi), superándolo finalmente por 1 1/2 cuerpo.

La acción pareció ser merecedora del castigo del distanciamiento, pero en una decisión criticable, los jueces la ignoraron apoyados en que el escolta ya no podía doblegar al ganador, algo absolutamente incierto.

La tanda gradual del viernes en Goodwood se cerró con el L’Ormarins Queen’s Plate Glorious Stakes (G3-2400 m), donde Pablo Escobar (Galileo) llegó al triunfo más importante de su campaña entregándole un lucido doblete a la dupla conformada por Haggas y Marquand, superando por 3/4 de cuerpo y cabeza al veterano Desert Encounter (Halling) y a Le Don de Vie (Leroidesanimaux).